Catar 2022 y la reventa de entradas, los problemas de la FIFA tras el Mundial

  • En el Mundial de Brasil ha habido mucha polémica por la reventa de entradas.
  • La asignación de Catar como sede del Mundial de 2022 sigue sin gustar a nadie.
  • Además, hay diversas acusaciones de corrupción que hacen dudar que la elección del país asiático para organizar la Copa del Mundo fuera limpia.
Representantes de Catar celebran que será sede del Mundial de 2022.
Representantes de Catar celebran que será sede del Mundial de 2022.
EFE / ARCHIVO

La controversia generada tras la asignación a Catar de la sede del Mundial de 2022 y la polémica por la reventa de entradas en Brasil serán dos de los principales problemas que debe afrontar la FIFA tras la finalización de la Copa del Mundo, que concluyó este domingo con la victoria de la selección alemana.

Una división entre Europa y el resto del mundo se sumará a las preocupaciones de la FIFA en el camino por la carrera a dirigir el organismo donde Joseph Blatter casi seguramente se presentará para un quinto periodo a los 79 años, pese a su impopularidad entre el público general.

Los directores de la FIFA apenas se bajarán del avión en Zúrich y ya tendrán que enfrentar el tema de Catar una vez más. El abogado estadounidense Michael Garcia, quien ha liderado las investigaciones en el comité de ética de la FIFA sobre las acusaciones de corrupción que rodean la victoria de Catar como sede del Mundial 2022, entregaría su informe en las próximas semanas.

El periódico The Sunday Times reportó recientemente que algunos de los "millones de documentos" que ha revisado vinculan pagos realizados por el ex miembro del comité ejecutivo de la FIFA Mohamed Bin Hamman a funcionarios para ganar el respaldo hacia la candidatura de Catar.

Incluso más cercano está el Mundial del 2018 en Rusia, donde el gasto de la construcción de los estadios, la seguridad y el rol del país en la crisis de Ucrania son todas áreas de preocupación.

La reputación de la FIFA fue minada aún más durante la Copa del Mundo cuando la policía brasileña arrestó a 11 personas por acusaciones de reventa de entradas originalmente destinados a federaciones de fútbol y otras importantes personas. La policía dijo que el grupo buscaba ganar hasta 200 millones de reales (unos 90 millones de dólares).

Entre los sospechosos se incluye a Ray Whelan de MATCH Services, una compañía contratada por los organizadores del torneo. Blatter, fuertemente abucheado cada vez que aparecía en las pantallas gigantes de los estadios en Brasil durante el Mundial, sigue sin inmutarse y ha reiterado en los últimos meses que "su misión no ha terminado".

Michel Platini, presidente de la UEFA, dijo en junio al periódico deportivo L'Equipe que no apoyaría a Blatter para presidir la FIFA un nuevo periodo, pero el suizo parece tener un abrumador apoyo desde África, Asia y Oceanía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento