Messi y Suárez
Leo Messi celebra con Luis Suárez un primer gol al Levante. EFE

Una soberbia actuación de Leo Messi arrolló a un voluntarioso Levante, goleado (0-5) pese a su más que digna actuación. En vísperas de recibir la Bota de Oro, la estrella del Barça firmó un ‘hat trick’ y dos pases de gol que mantienen a su equipo líder de la Liga, con 3 puntos sobre Sevilla y Atlético de Madrid, y 5 sobre el Real Madrid.

Al Barça le llevó unos diez minutos tener un poco más el balón, y lo anunció con un disparo peligroso de Messi. Hasta entonces, el Levante había salido mejor, con intención de discutirle la posesión y un acercamiento peligroso con un disparo de Boateng que paró Ter Stegen, la primera de las tres grandes paradas que iba a firmar en la noche.

Unas molestias de Semedo en la rodilla a última hora obligaron a Valverde a improvisar una defensa con tres centrales: Piqué, Lenglet y Vermaelen, con las bandas para Jordi Alba y Dembélé, el hombre del momento, que se afanó en defensa con más esfuerzo que eficacia.

Boateng siguió asustando, con un zapatazo que golpeó en el larguero y botó sobre la línea de gol. Una jugada que pudo cambiar el partido y se quedó tan sólo en un preludio del 0-1. Apenas dos minutos después, Bardhi perdió un balón junto al vértice de su área, Messi se escapó y sacó un pase inverosímil para Luis Suárez, que no perdonó.

El show de Messi

Messi terminó de inclinar el partido antes del descanso, con otro balón perdido del Levante, esta vez de Rochina en mediocampo. Busquets buscó al argentino, que se escapó por velocidad de su defensa y definió de un tiro cruzado con la derecha. El empuje del Levante se topaba con la realidad, y con más virulencia al volver del descanso, cuando el argentino volvió a golpear en otra contra, esta vez con un remate seco desde el punto de penalti, a pase de Jordi Alba.

El Levante siguió dando la cara, pero ante un Messi así eso no era garantía de nada. Valverde retiró a Vermaelen y dio entrada a Arthur, aunque los experimentos no terminaron porque Rakitic pasó a jugar de central. El brasileño, nada más salir sirvió un pase a Luis Suárez que a punto estuvo de ser el 0-4, aunque no tardó mucho en llegar. Lo inició Suárez con un caño a su paisano Cabaco y un centro con el exterior al segundo palo que Vidal tocó para la llegada de Mesi al primero. Y ‘hat trick’ del argentino, claro.

A falta de un cuarto de hora, el Levante se quedó con uno menos por una durísima entrada de Cabaco a Dembélé, que vio la tarjeta roja directa. Messi sirvió el quinto en bandeja a Suárez, que falló ante Oier como no suele hacer. Lo firmó Piqué en el 88, en una jugada que él mismo inició en su área. El central se echó al monte y acabó definiendo en el área chica a pase de… Messi, claro..