Ramón Calderón
Una imagen de Ramón Calderón. (EFE) EFE

La imagen triunfadora del Real Madrid se ha deteriorado en tan solo once jornadas de campeonato, ya sea por las continuas salidas de tono de su presidente Ramón Calderón como por el juego y los resultados del equipo, que le han relegado a la cuarta posición de la tabla (a cinco puntos del Barça), además de quedar apeado de la Copa del Rey ante un Segunda B, el Real Unión de Irún.

Como revulsivo y con la intención de despertar al equipo que consiguió adjudicarse un nuevo campeonato de Liga, bajo las órdenes de un cuestionado Schuster, el máximo mandatario blanco entregará a los jugadores dos millones y medio de euros siempre que se consigan cinco victorias consecutivas (tres en Liga y dos en Champions) en los próximos encuentros.

Deben ganar tres partidos de Liga y dos de Champions

De esta forma, Calderón quiere arengar a sus jugadores para que superen el indigesto comienzo de temporada, acentuado por el buen momento de forma del FC Barcelona o Villarreal. La oferta del presidente se realizó en la comida que mantuvieron en las instalaciones de Valdebebas, plantilla, cuerpo técnico y el presidente.

Los partidos que entran parte de la prima son: Recreativo de Huelva, BATE Borisov, Getafe, Sevilla y Zenit. El siguiente al del conjunto ruso sería el FC Barcelona, el 13 de diciembre, pero este choque no entraría en el trato.

Además, con esta consecución de victorias, el club quiere darle continuidad a Schuster, en quien confían para remontar el vuelo del equipo y encaramarlo a los más alto de la clasificación antes del parón navideño y con confianza en la Liga de Campeones en la fase previa a los octavos de final.