Vinicius
Vinícius Júnior, en un entrenamiento del Real Madrid EFE

El Real Madrid comienza este miércoles un nuevo capítulo de su historia. Ante el Melilla, en Copa del Rey, arranca la 'era Solari'. El hasta ahora entrenador del Castilla deberá hacer olvidar los disgustos que los madridistas se han llevado durante el tiempo que ha durado en el cargo Julen Lopetegui. Un equipo que, en apenas cinco meses, ha pasado de ser campeón de Europa por tercera vez consecutiva, a naufragar.

Con varios lesionados (Carvajal, Varane, Marcelo y Mariano) y algunas ausencias notables por descanso (Gareth Bale, Modric, Kroos e Isco), se presenta el Real Madrid al otro lado del estrecho para intentar encauzar la eliminatoria.

Las ausencias permiten que varios jugadores del Castilla entren en la convocatoria y quizá tengan minutos: De la Fuente, Javi Sánchez, Feuillassier y Cristo. Pero, al margen de las novedades, quien acapara todas las miradas no es otro que Vinícius Júnior.

El jugador sólo ha disputado 12 minutos con el primer equipo, diez ante el Alavés y dos contra el Atlético de Madrid. La afición le reclamaba a Lopetegui oportunidades para la perla brasileña que nunca llegaron.Hasta viajó a Barcelona para ser después descartado.

Sin embargo, Santiago Solari le conoce muy bien. Ha jugado a sus órdenes en el Castilla y se espera que, si no es titular ante el melilla, al menos goce de un buen grueso de minutos.

Su regate y desborde es un arma que el Madrid necesita en esos momentos en los que se atasca en ataque y la afición quiere verle sobre el césped. La ausencia de oportunidades no ha permitido aún explotar a un futbolista que con el filial ha maravillado a todos. Ahora, en la nueva era madridista, puede encontrar la confianza que no tuvo con Lopetegui.