La salida de Zegama, un espectáculo
La salida de Zegama, un espectáculo. ARITZ GORDO

A punto de formar parte de la España vaciada, el Ayuntamiento de Zegama quiso a principios de siglo XXI unir a sus 1.500 habitantes en torno a su gran pasión, la montaña, y se creó el día del Aizkorri. "Ese primer año, el mismo día del Aizkorri, surgió la idea del porque no, una carrera. Aunque por aquel entonces, no había muchas carreras, tanto el ayuntamiento, como el club se pusieron manos a la obra, con el único objetivo de colocar a Zegama, por lo menos en el mapa de Euskal Herria, y que nos conociesen en el entorno", recuerda Ainhoa Txurruca, directora de la carrera.

La bola fue creciendo poco a poco, las expectativas desbordaron las mejores previsiones y la carrera no solo situó a Zegama en el mapa: se ha convertido en la carrera de montaña más famosa del mundo, rivalizando con el UTMB, una multinacional del trail. ¿Las razones del éxito? El paisaje, el recorrido, una organización impecable y, sobre todo, la pasión del aficionado vasco por la montaña. "Disfrutamos de la montaña, además de valorar mucho el esfuerzo de los atletas, así que, ¿qué mejor conjunción de unir la montaña con el esfuerzo de un deportista?" afirma una orgullosa directora.

El domingo llega una nueva edición de la prueba, aunque la fiesta ya empieza el viernes con el kilómetro vertical. 10.000 personas se apuntaron al sorteo en busca del dorsal soñado, que solo llevarán 500 privilegiados durante los infernales y inolvidables 42.195 kilómetros y 5.472 metros de desnivel acumulado entre gritos y ánimos de una afición en masa. Una procesión de atletas en pleno esfuerzo y con el apoyo de miles de creyentes, un espectáculo.

Plantel de lujo

¿Y quién correrá este año? El plantel es de impresión, con papa Kilian al mando, más preocupado este año de cambiar pañales que de competir. Ni aún así pierde la vítola de máximo favorito a la carrera, pero ojo que el resto no son cojos. Se las tendrá que ver con el actual récordman de la carrera, el noruego Stian Angermund-Vik, que lo consiguió en 2017 con un tiempo de 3h45:08. Ambos tendrán al lado al corredor de casa, Aritz Egea, del Salomon Iati Team, que se conoce el terreno como la palma de su mano y al joven suizo Rémi Bonnet, vencedor de la pasada edición. También estarán en la línea de salida el polaco Bartlomiej Przedwojewski, tercero el año pasado y el catalán Oriol Cardona, que se llevó un brillante quinto puesto en 2018 y tan brillante esquiando como corriendo cuesta arriba. Sin olvidar otros grandes nombres como Alexis Sévennec, Andy Wacker o Petter Engdahl, que le sumaran emoción a la prueba.

Y en categoría femenina la expectación no es menor. Maite Maiora, poseedora del récord femenino (4h34:27), conseguido en 2017, volverá a estar en la línea de salida para defenderlo. Junto a ella, otras dos corredoras vascas, Oihana Kortazar, ganadora en 2011 y 2012 y Oihana Azkorbebeitia, cuarta en 2017. Y otras atletas que vendrán de lejos como la estadounidense Megan Kimmel, que hace unas semanas acababa tercera en la Transvulcania, la joven promesa noruega Yngvild Kaspersen, que ganó la carrera en 2016 y recientemente acabó primera con récord en la media maratón de Transvulcania y en el Trail Cap de Creus, y la corredora del Salomon Iati Team Eli Gordón, que obtuvo un octavo puesto el año pasado. Prepárense a disfrutar, Zegama ya está aquí.