Zinedine Zidane
Zinedine Zidane. EFE

Más derrotas que victorias. Más goles en contra que a favor. Más vicios del pasado que motivos para la ilusión. En resumen, más sombras que luces. La pretemporada del Real Madrid, cerrada este domingo con un empate (2-2) en campo de la Roma, ha sembrado numerosas dudas. Y el próximo sábado el equipo de Zinedine Zidane visita al Celta ya con los puntos de la primera jornada de LaLiga en juego.

El verano blanco ha sido una especie de prolongación del final de temporada anterior, ya con el francés en el banquillo tras su regreso en marzo. Se aprecian pocas diferencias entre el equipo que cerró con más pena que gloria la campaña 2018/19 y el que ha comenzado la 2019/20. Sufre dificultades creativas, una enorme fragilidad defensiva y tiene muy poco gol.

Los fichajes apenas han podido cambiarle la cara al equipo. Hazard, que se destapó ante el Salzburgo con un golazo, es el que más minutos ha disfrutado. Jovic y Mendy han estado lesionados (el francés, de hecho, aún se sigue recuperando y permanece casi inédito) y Militao tan sólo ha jugado los dos últimos partidos al incorporarse tarde por su participación en la Copa América.

En estos siete partidos, el Real Madrid sólo ha logrado dos victorias, ante los dos equipos más flojos a los que se ha enfrentado: Fenerbahçe (5-3) y Red Bull Salzburgo (0-1). Ha empatado contra Arsenal y Roma (ambos por 2-2) y ha perdido contra Bayern (3-1), Tottenham Hotspur (1-0) y Atlético de Madrid (3-7), sin duda el marcador más comentado del verano, que inclina el balance de goles hacia el lado negativo: 14 a favor y 18 en contra.

Las dudas se hacen patentes en las decisiones de Zidane, que en los dos últimos partidos ha cambiado el dibujo y ha colocado tres centrales en la alineación. Lo hizo ante el Salzburgo, contra el que al menos logró dejar la portería a cero por única vez en esta preparación, y repitió de salida este domingo en Roma, aunque los dos goles encajados en el primer tiempo le hicieron desistir tras el descanso y recuperar la habitual línea de cuatro en la zaga.