Su 2º apellido, Ramos, coincidía con el de un delincuente. Ramón Calderón Ramos, presidente del Real Madrid, fue retenido la pasada madrugada  por las fuerzas de seguridad estadounidenses en el aeropuerto JFK de Nueva York por un malentendido con su apellido. Calderón, que iba acompañado por su mujer en un viaje particular, «fue retenido durante unas dos horas», según desveló el Real Madrid en una nota oficial, debido a una confusión con su 2º apellido, que coincide con el de un delincuente buscado en EE UU. «En mi billete ponía Ramos Calderón, en vez de Ramón, y por eso pasó todo», declaró el presidente madridista. Un funcionario de Inmigración constató que el apellido figuraba en una de las listas.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, tuvo que intervenir para solucionar el error. Una vez contrastados sus datos personales, pudo abandonar el aeropuerto sin problema alguno.

El presidente de la entidad blanca «recibió las pertinentes disculpas y continuó con toda normalidad sus actividades», finalizaba la nota emitida por el club.