Mami Sato
La atleta paralímpica japonesa Mami Sato, víctima del desastre de Fukushima, en la presentación de la candidatura japonesa en Buenos Aires. TVE

La catástrofe de Fukushima, el 'handicap' principal de la candidatura de Tokio 2020, ha sido utilizada por el Gobierno nipón en su favor gracias al testimonio de una atleta paralímpica, Mami Sato, que perdió una pierna debido a un cáncer y cuya localidad natal fue arrasada por el tsunami. Sato relató, en la intervención más emotiva, cómo esa traumática experiencia le hizo conocer mejor el poder de los deportes. "El deporte me ha enseñado a valorar lo que tengo, no lo que he perdido", afirmó al borde de las lágrimas.

Elijan a Tokio y elegirán a una ciudad apasionada y orgullosa Fukushima ha centrado también el discurso del primer ministro japonés, Shinzo Abe, quien ha garantizado a los miembros del COI que eligen este sábado la sede de los Juegos Olímpicos de 2020 que las fugas de agua radiactiva en la central nuclear de Fukushima "no han tenido nunca ni tendrán un impacto sobre Tokio".

Abe, que participó en la presentación de Tokio ante el COI en Buenos Aires, abordó de forma inmediata el problema de Fukushima. "Algunos de ustedes pueden estar preocupados por Fukushima. Permítanme asegurarle que la situación está bajo control y que no ha tenido nunca ni tendrá un impacto sobre Tokio", afirmó el primer ministro.

Los participantes en la exposición de Tokio recurrieron en numerosas ocasiones a sus recuerdos personales para subrayar la importancia del deporte en la vida de los japoneses. Abe habló de las imágenes que guarda de los Juegos de Tokio 1964, cuando él tenía 10 años y aprendió "que los deportes conectan al mundo y dan a todos las mismas oportunidades".

"El legado olímpico no se refiere a los edificios, sino a una visión global y a la inversión en la gente", agregó Abe, llegado para la ocasión a Buenos Aires desde la cumbre del G20 en San Petersburgo, como sus colegas de España, Mariano Rajoy, y de Turquía, Tayyip Erdogan.

Presume del control antidopaje

El presidente de la candidatura y del Comité Olímpico Japonés, Tsunekazu Takeda, aseguró que la organización de los Juegos de Tokio se basará en tres pilares, "el cumplimiento con los compromisos, la celebración y la innovación".

Tras recordar que "nunca un deportista japonés ha dado positivo en un control antidopaje en Juegos Olímpicos o Paralímpicos", dijo a los miembros del COI que "Tokio tiene una experiencia soberbia" y que la capital japonesa es "el socio adecuado en el momento adecuado".

El empresario Masato Mizuno, director de la candidatura, mostró un mapa mundi con un círculo en torno al oriente asiático y destacó que en su zona de influencia "hay más gente joven que en el resto del planeta".