Florentino Pérez ha regresado con más fuerza que nunca. Esa es la conclusión que se puede sacar de la multitudinaria y espectacular presentación de Kaká como jugador del Real Madrid, en la que se pulverizaron todas las previsiones ante un público entregado (cerca de 45.000 espectadores abarrotaron el Santiago Bernabéu).

El acto, programado para las 20.30 horas, se dio por comenzado tres cuartos de hora antes, cuando la grada madridista se tiñó de blanco ilusión y los primeros cánticos de "Kaká, Kaká" y pancartas en contra de Ramón Calderón aderezaban la fiesta. En el centro del césped, un majestuoso escenario para recibir al primer pilar del segundo proyecto de Florentino.

Cerca de 45.000 espectadores abarrotaron el Santiago Bernabéu
Las previsiones de afluencia de público se rebasaron con creces y el club se vio obligado a abrir todas las puertas del coliseo madridista. Las colas rodeaban el estadio y la posibilidad de que la Policía cortara la Castellana parecía una realidad, cuando aún restaban diez minutos para que el brasileño pisara el 'altar' ideado para él, algo que no fue necesario.


Los medios de comunicación de más de medio mundo captaron las poderosa expectación que ha generado Kaká y da una pista de lo que podría ser el próximo lunes la llegada de Cristiano Ronaldo.

Cinco minutos de retraso

Como en todo acto de relevancia, la puntualidad no se ajustó al milímetro y, con cerca de cinco minutos de retraso, Kaká saltó al terreno de juego vestido de blanco y precedido por la directiva blanca, con el presidente a la cabeza.

Kaká saltó al terreno de juego vestido de blanco y precedido por la directiva blanca

Fue Florentino quien inició la ceremonia con un breve discurso en el que mencionó las cualidades del brasileño y en el que se recordaron los valores de Santiago Bernabéu, mientras el silencio sepulcral de la afición incitaba las primeras palabras del jugador.

Varios minutos hubo que esperar, previo abrazo del máximo mandatario blanco y del presidente de Honor Alfredo Di Stéfano con el futbolista, para que Kaká desvelara que su dorsal será el número 8 (Gago vestirá el 5). "Muchas gracias Real Madrid", entonaba con fuerza para dar paso a la vuelta de honor y la firma de varios autógrafos.

"Ha sido un día histórico para mí"

El acto prosiguió en la sala de prensa del estadio madridista, con mayor tranquilidad y silencio (la afición estaba fuera de sí), junto al Director General del Real Madrid, Jorge Valdano, y el nuevo director de comunicación del club, Antonio Galeano.

"Para mí es un gran orgullo y una gran responsabilidad para conseguir títulos, pero una responsabilidad positiva", iniciaba su intervención ante los medios comunicación. "Ha sido un día histórico para mí, ya que el Real Madrid es fascinante futbolísticamente. Cuando hablo con otros jugadores que ya han jugado en el Real Madrid todos me dan excelentes referencias", indicaba.

Para mí es un gran orgullo y una gran responsabilidad para conseguir títulos

Cuestionado sobre la rivalidad que puede surgir con Cristiano Ronaldo, el brasileño considera que no sentirá una presión extra. "No es un peso, es un privilegio. Ronaldo fue siempre muy bueno para el Manchester, pero no sólo es él, sino también con Raúl, que conquistó muchas copas", prosiguió.

Sobre la posibilidad de que Xabi Alonso y Villa formen parte del nuevo proyecto de Florentino, Kaká asegura que son jugadores de mucha calidad. "Con Xabi Alonso ya jugué muchas veces y es un jugador excelente y Villa ha demostrado su valía los últimos años. Son jugadores que pueden formar parte de este nuevo proyecto pero no es decisión mía", concluyó.