Ben Davis firma con el Fulham
El futbolista se convirtió en el primer jugador singapurense en firmar con un club de la Premier League. Fulham FC

El futbolista Benjamin Davis cumplió un sueño al fichar por el Fulham. El joven de 18 años, natural de Singapur, llegó al club de la Premier League el pasado mes de julio tras firmar un contrato por dos temporadas. No obstante, puede verse obligado a regresar a su país e incluso podría acabar en prisión.

El problema está en que el jugador ha sido reclamado por el gobierno de Singapur para cumplir con el servicio militar, que es obligatorio en el país asiático, y el hecho de no presentarse conlleva una pena de cárcel, según indica el Ministerio de Defensa del país.

Esto hace que Ben Davis se encuentre entre la espada y la pared, ya que las leyes de su país exigen que "todos los hombres mayores de 18 años deben servir en las fuerzas armadas, la policía o la fuerza de defensa civil durante dos años".

El futbolista trató de posponer su incorporación a este servicio, pero su solicitud fue rechazada por el Ministerio de Defensa singapurense: "No se presentó al servicio nacional según lo requerido. También se está quedando en el extranjero sin un permiso de salida válido", aseguran desde su país, donde solo se hacen excepciones con "aquellos deportistas que representan a Singapur en competiciones internacionales como los Juegos Olímpicos y son posibles ganadores de medallas para Singapur", apuntan las autoridades.

Si Davis, el primer jugador de Singapur en firmar un contrato profesional en un club de la Premier League, evade el servicio durante dos años, puede enfrentarse a una pena de hasta cuatro meses de cárcel. La condena aumenta en función del tiempo que se evita el servicio y podría llegar a una sentencia máxima de tres años de prisión. Además, Davis podría recibir una fuerte multa (10.000 dólares) y no podría jugar con la selección de su país.