Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo, en un partido con Portugal durante la UEFA Nations League. EFE

La Portugal de Cristiano Ronaldo es la primera campeona de la recién creada UEFA Nations League. El novedoso torneo ha sido un soplo de aire fresco en mitad de las soporíferas, en su mayoría, fase de clasificación, y en una emocionante Final Four los lusos se impusieron tras ganar a Suiza en las semifinales y a Holanda en la final. Un gol de Gonçalo Guedes (1-0) le dio el título a un equipo que también es el actual campeón de Europa.

El duelo era un choque de estilos. La pausa, el toque, el ritmo bajo y la posesión de los holandeses frente a la verticalidad de Portugal, un equipo sólido y cuyos hombres de arriba tienen el gol constantemente entre ceja y ceja.

Y en ese enfrentamiento, la primera mitad cayó del lado de los lusos. El primer aviso llegó por medio de un disparo de Bruno Fernandes, que lo volvió a intentar de nuevo a la media hora de juego, haciendo que el todavía azulgrana Cillessen se luciera con su estirada. El dominio del esférico de los de Koeman resultaba infructuoso ante la presión y el repliegue rival.

Bruno Fernandes fue el protagonista indiscutible de los primeros 45 minutos. No marcó pero no fue porque no lo intentara en todo momento. El centrocampista del Sporting lo intentó desde lejos en dos ocasiones más, y en ambas el tanto estuvo cerca, pero no llegó, por lo que al descanso el marcador reflejó un empate sin goles que no hacía justicia a lo que se había visto en el Estadio Do Dragao de Oporto.

Tras el descanso, continuó el mejor juego de los portugueses, pero esta vez só que hubo premio. Una combinación entre Bernardo Silva y Guedes acabó con un disparo durísimo del valencianista y Cillessen, pese a tocar el balón, no pudo evitar el tanto.

Quedaba media hora de juego y a Holanda no le quedó más remedio que lanzarse a por el gol, que ser más vertical. Y apenas cuatro minutos después, casi empata Memphis Depay. Un cabezazo a bocajarro del delantero del Olympique de Lyon a pase de Van de Beek resultó demasiado centrado, y Rui Patrício lo detuvo sin problemas.

El cuarto de hora final fue un asedio neerlandés en busca del tanto del empate. Lo intentó de Roon con un chut desde fuera del área que se perdió alto, y después la tuvo Donny Van de Beek, pero de nuevo el guardameta luso evitó el tanto que hubiera forzado la prórroga.

La última esperanza de los holandeses llegó con un posible agarrón a Frenkie De Jong que el VAR revisó, pero Undiano Mallenco, que se despedía del arbitraje, no señaló la pena máxima, Portugal se convertía así en la primera campeona de la prometedora UEFA Nations League.