Port Said
Aficionados del Al Ahly reaccionan ante la sentencia por la masacre de Port Said. EFE

Un tribunal egipcio ha ratificado este sábado las 21 primeras condenas de muerte que dictaminó el pasado mes de enero a los consiguientes imputados por la tragedia del estadio de Port Said y ha sentenciado a cadena perpetua a cinco de los 52 implicados restantes.

Los ultras del club Al Ahly celebraron la confirmación de las condenasLa corte, presidida por el juez Sobhi Abdelmeguid, ordenó que los condenados sean ejecutados en la horca por los delitos de "asesinato e intento de asesinato".

Ha absuelto por otra parte a 28 de los acusados y además ha impuesto diez sentencias de cárcel adicionales de entre diez a quince años, otras cinco de diez años, y dos sentencias de cinco años, según va informando el diario Al Ahram.

Uno de los agentes procesados por los incidentes del estado, que dejaron más de 70 muertos, ha sido condenado a 15 años de cárcel. La masacre de Port Said dejó 74 muertos y más de 1.000 heridos durante el violento enfrentamiento entre los ultras, caracterizado con un marcado componente político, en el contexto del período de transición guiado por el Ejército egipcio tras el derrocamiento de Hosni Mubarak.

Cientos de vecinos congregados en la llamada Plaza de los Mártires escucharon en transistores el veredicto, que recibieron con lágrimas y muestras de indignación al considerar la sentencia injusta. Mientras, los ultras del club Al Ahly celebraron junto a la sede del club en El Cairo la confirmación de las penas de muerte y las nuevas condenas a prisión emitidas contra los aficionados del club Al Masry, de Port Said, y responsables de la Policía.

Un manifestante muerto

Al menos tres manifestantes murieron en duros enfrentamientos entre hinchas del club de fútbol Al Ahly, que protestaron por la sentencia de la masacre del estadio de Port Said, y fuerzas de seguridad junto al Nilo, en el centro de El Cairo, informaron fuentes de seguridad. Las fuentes explicaron que los agentes antidisturbios dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes, mientras que estos últimos les lanzaron piedras y bengalas.

El Ministerio del Interior denunció en un comunicado los actos de violencia e incendios que han perpetrado manifestantes en algunas instituciones públicas y privadas en El Cairo, por lo que advirtió de que adoptará medidas firmes para restablecer la tranquilidad. En ese sentido, instó a "todas las fuerzas políticas, revolucionarias y organizaciones civiles a afrontar su responsabilidad e intervenir para que cese la violencia".