Polonia
Argentina apabulló a Polonia en la fase de grupos. EFE

Polonia es el rival de España en cuartos de final de la Copa Mundial de baloncesto de China 2019. Se trata de una selección sin nombre ni presencia en la élite durante las últimas décadas, pero que está exprimiendo su potencial en este torneo hasta convertirse en la gran sorpresa.

Polonia fue un equipo más que estimable en los años sesenta del siglo pasado, cuando encadenó tres medallas en campeonatos de Europa con figuras como Mieczyslaw Lopatka y Edward Jurkiewicz: plata en 1963 y bronce en 1965 y 1967. Sin embargo, su última aparición en un gran torneo de dimensión mundial fue en los Juegos Olímpicos de Moscú 80

En el Eurobasket 2017 no fue capaz de superar la fase de grupos, pero sacó el billete para el Mundial 2019 gracias al novedoso sistema de clasificación. Las famosas ‘ventanas’ FIBA han beneficiado a un equipo sin ningún jugador en la NBA -y también sin el veterano Marcin Gortat, ex de Washington Wizards, actualmente sin equipo-.

Así juegan: un equipo serio

Decir que su fortaleza reside en el bloque por encima de las individualidades no resulta en este caso un tópico, ni un eufemismo que aplicar a un equipo sin estrellas. El grupo actual lleva más de cinco años trabajando y evolucionando a las órdenes del entrenador estadounidense Mike Taylor, que compagina su cargo con el banquillo del Hamburg Towers en la Bundesliga. Polonia es un equipo serio, sin grandes virtudes ni grandes defectos, capaz de endurecerle un partido a cualquiera.

El jugador más destacado es Mateusz Ponitka, ex de Iberostar Tenerife, que acaba de cambiar el Lokomotiv por el Zenit de San Petersburgo. Integrante de la generación que logró la plata en el mundial U17 de 2010, es un jugador muy completo con capacidad para anotar (14 puntos de media en el torneo) y ayudar en el rebote (promedia 6) pese a no alcanzar los dos metros (1,98 metros).

Los aficionados a la Liga Endesa conocen bien a Adam Waczynski, de Unicaja de Málaga, un buen tirador. Al Coosur Real Betis llegará esta temporada A. J. Slaughter, el base titular, veloz y también con buena mano. Otra amenaza exterior es Michal Sokolowski, como demostró ante Venezuela. El juego interior es cosa de Hrycaniuk, Kulig y Cel, aunque este último prefiere salir a buscar el lanzamiento y es algo relajado en defensa.

Así llegan: cuatro victorias y una derrota

En la primera fase, Polonia aprovechó un grupo accesible y ganó a Venezuela, Costa de Marfil y la anfitriona, China. Luego se ganó el pase a cuartos ante una de las clásicas, Rusia (79-74), y se jugó con Argentina la primera plaza del grupo. Fue su única -y abultada- derrota en el torneo (65-91), en la cita más exigente hasta ese momento. El duelo ante España volverá a exigirles el máximo.