Policía atendido
Un policía es conducido a una ambulancia tras los incidentes registrados en el partido de la Primera división italiana Catania-Palermo. (Francesco Saya/AP Photo) AP Photo

Un policía italiano falleció el viernes al ser alcanzado por un artefacto explosivo arrojado durante los enfrentamientos entre agentes e hinchas en el partido de Primera División Catania-Palermo, en el que resultaron heridas un centenar de personas.

Filippo Raciti, de 38 años, murió en los enfrentamientos entre hinchas y las fuerzas del orden en Sicilia.

La muerte del policía se produjo cuando le explotó en la cara un gran petardo, conocido en Italia con el nombre de "carta bomba", que fue lanzado contra él por un aficionado.
La muerte del policía se produjo cuando le explotó en la cara un gran petardo, conocido en Italia con el nombre de "carta bomba"

Otro policía, herido grave durante los enfrentamientos, se ha recuperado en el hospital durante la noche y se encuentra "fuera de peligro", según los médicos.

En total, setenta y una personas han sido atendidas en los hospitales de Catania por las heridas sufridas en los enfrentamientos.

De acuerdo al Corriere della Sera, otro agente de policía habría sido herido y su situación es de extrema gravedad.

9 detenidos

La policía ha detenido a nueve personas en relación con los graves incidentes.

Según han informado los medios locales, los nueve detenidos, entre los que figuran cuatro menores de edad, no están en principio relacionados directamente con la muerte del agente, sino con los enfrentamientos en general entre los hinchas y la policía.

El agente Filippo Raciti, de 38 años, murió anoche en medio de una gigantesca batalla campal dentro y fuera del campo Angelo Massimino, donde se disputaba el derbi entre el Catania y el Palermo.

Se concluyó el partido

El clásico de Sicilia estuvo suspendido durante 40 minutos por el lanzamiento de gases lacrimógenos por parte de la policía fuera del estadio Angelo Massimino de Catania, debido a incidentes con los hinchas del Palermo.

Los gases lacrimógenos de la policía provocaron un clima irrespirable, que obligó a los jugadores volver a los vestuarios. No obstante, el partido pudo concluirse con victoria visitante (1-2) depués de la reanudación.

Debidos a los incidentes, el comisario extraordinario de la Federación Italiana de Fútbol, Luca Pancalli, ordenó hoy la suspensión de todo el campeonato de fútbol previsto para este fin de semana, desde la primera división hasta la serie juvenil.

Además, los encuentros internacionales amistosos Italia-Rumanía e Italia-Bélgica, este último en la categoría sub'21, que se debían disputar esta próxima semana, han quedado también cancelados.

Airadas reacciones

El primer ministro italiano, Romano Prodi, expresó su condena por lo sucedido y dijo que compartía la decisión de la Federación, "ya que contra la degeneración del deporte sirven señales fuertes".

La situación es insostenible, es necesario reflexionar para adoptar medidas severísimas (Francesco Mussotto, presidente de Sicilia)

Prodi expresó su pésame a la familia del fallecido e insistió en la necesidad de adoptar medidas fuertes contra la degeneración en el mundo del deporte.

El presidente de la Región de Sicilia, Francesco Mussotto, dijo que se está ante una "situación insostenible" y que es necesario "reflexionar para adoptar medidas severísimas".

El presidente de la UEFA, Michel Platini, condenó este sábado cualquier violencia en el fútbol y expresó su firme respaldo a las acciones adoptadas por la Federación Italiana de Fútbol (FIGC).

"En primer lugar quiero hacer llegar mis condolencias, junto a las de toda la familia del fútbol europeo, a los familiares del oficial de policía Filippo Raciti, que perdió la vida ayer", dijo Platini en un comunicado de la UEFA.

Según el nuevo presidente de la federación continental, "la violencia de cualquier tipo es inaceptable y no tiene absolutamente ningún sitio en el fútbol".

Capello: "Me avergüenzo de ser italiano" 

Fabio Capello lamentó profundamente los incidentes acontecidos en el partido Catania-Palermo y desde Madrid admitió sentir "vergüenza" al ver las imágenes. "He visto la imagen.

Es una lástima, una vergüenza", dijo un cariacontecido Capello. "No pienso que se pueda ver nada peor en un campo de fútbol. Como italiano me avergüenza", añadió.

"En el fútbol está pasando algo en Italia. Es un deporte y la afición debe comportarse, hay que tomar medidas muy duras y serias. Después de los problemas que tuvimos la pasada temporada seguimos teniendo problemas ahora con los ultras. Es triste", manifestó.