Ernesto Valverde, entrenador del Barcelona.
Ernesto Valverde, entrenador del Barcelona, en una rueda de prensa. EFE

Lo que en un principio parecía una final de Copa del Rey para cerrar una temporada gloriosa, se ha convertido en un encuentro de mucha presión para el Fútbol Club Barcelona. Después del excelente rendimiento del equipo en el campeonato liguero y habiéndose clasificado para la final copera, en el entorno culé se habló en muchas ocasiones de un posible triplete.

La eliminación ante la Roma supuso un duro golpe, y no sólo por el hecho de caer apeado de una Champions League que sólo ha conseguido llevarse a las vitrinas del Camp Nou una vez en las últimas siete temporadas, sino porque después de del 4-1 de la ida, el 3-0 que levantó un rival inferior en lo cualitativo como el equipo italiano provocó una tormenta inesperada.

Tal es la situación que Mundo Deportivo ha afirmado en las horas previas al encuentro entre Barcelona y Sevilla que un mal resultado frente al equipo hispalense podría ser definitivo de cara al futuro de Ernesto Valverde. El citado medio asegura que la debacle en Roma, en un choque muy alejado del estilo de juego que llevó a reinar al equipo culé hace no mucho -la palabra "rídiculo" aparece en varias ocasiones- fue demasiado grave como para que la liga sea suficiente en la presente temporada.

Es algo que no ha sentado bien en la directiva culé, que se ha encargado de desmentir esta información de forma categórica. Jordi Cardoner, vicepresidente del Barcelona, quiso desmarcarse en la Cadena SER: "Me pregunto si lo que era mejor hace 15 días cuando la gente nos felicitaba por tener a Valverde ahora puede ser cuestionado. La respuesta es no, hay que ser serios"