Por primera vez, el plan abarca todos los deportes olímpicos e incluye como novedades al softbol(béisbol femenino), a los equipos femeninos de fútbol, baloncesto, balonmano y waterpolo, y a los deportes de invierno. La concesión de esta ayuda, basada en los logros de Atenas 2004, se incrementa según los resultados.
 
Así, los que recibirán la gratificación más alta serán: el piragüista David Cal, 85.250 euros (60.000 por el oro en C1-1.000 metros y 25.250 por la plata en C1-500); la amazona Beatriz Ferrer-Salat, 73.000 euros (50.500 por la plata del equipo en doma y 22.500 por su bronce individual); y el gimnasta Gervasio Deferr, 68.500 (60.000 por el oro en salto y 8.500 por el diploma en suelo). Entre los entrenadores, el que más cobrará es el polaco Korzeniowski, técnico de Paquillo Fernández, plata en los 20 km de Atenas, 25.250 euros.
 
En comparación con el último ejercicio posolímpico (2001), aumentan en 48 las becas y se equilibran las ayudas entre hombres y mujeres. En 2001 hubo 276 becas para los hombres y 134 para las mujeres, frente a las 242 (hombres) y 177 (mujeres) de 2005.