Pires
El jugador del Villarreal, Pires, besa el balón tras marcar ante el Xerez CD. EFE

El jugador francés del Villarreal Robert Pires ha negado este lunes los hechos reflejados en el acta del partido Xerez-Villarreal, en el que el árbitro Antonio Rubinos Pérez indicó que el francés le había insultado ("hijo de puta"), a la conclusión del mismo.

A través de la página web del Villarreal, Pires ofreció su versión de los hechos ocurridos una vez finalizado en el estadio municipal de Chapín y en la que se muestra "contrariado" por el acta realizada por Rubinos Pérez, además de negar "rotundamente" haberse manifestado en los términos reflejados en la misma.

No es una ofensa hacia otra persona y aquellos que sepan el idioma lo sabrán

"Una vez terminó el partido, me acerqué al árbitro y, con muy buenos modales, le dije que quería dialogar tranquilamente con él, porque consideré que habíamos sido perjudicados con sus decisiones. Pero él se negaba a hacerlo y, además, exigía que me fuese de allí", explica Pires.

"Después de habérselo pedido tres veces, el colegiado me rechazó sin opciones mostrándose muy poco receptivo, lo que me provocó mayor indignación y en un impulso de rabia exclamé 'putain', una expresión francesa de fastidio similar a lo que puede significar en español 'joder', 'coño' o 'cojones'", añade Pires en el comunicado.

"No es -continúa- una ofensa hacia otra persona y aquellos que sepan el idioma lo sabrán. Quiero aclarar que en ningún momento llamé 'hijo de puta' al árbitro, tal como refleja el acta, ni tuve la intención de insultarle, porque nunca lo he hecho en mi carrera y sé de las graves consecuencias que podría conllevar eso".

Se disculpa por si pudo interpretarlo mal

Sin embargo, Robert Pires agrega que habida cuenta la rabia que tenían los jugadores del Villarreal por el desenlace del partido, pide disculpas al árbitro si se sintió ofendido por esa confusión al interpretar "erróneamente" la citada expresión.