Piqué, con la camiseta del Barcelona.
Piqué, con la camiseta del Barcelona. EFE

Gerard Piqué ejerció, otra vez, de portavoz del barcelonismo más militante y a unos días del doble Clásico que enfrentará a Real Madrid y Barcelona respondió a las quejas que había realizado Santiago Solari sobre el calendario.

El entrenador del conjunto merengue se había lamentado de que los culés iban a tener un día más de descanso antes de la vuelta de semifinales de Copa del Rey, ya que ellos juegan el domingo, 24 horas después del encuentro entre Barcelona en Sevilla. En la zona mixta tras la victoria frente a los de Machín, Piqué tiró de hemeroteca para responder a Solari.

"Antes del partido de la primera vuelta ellos descansaron un día más y les ganamos 5-1", dijo el defensa. Aquella contundente victoria del Barcelona en la primera vuelta de Liga fue el último clavo en la tumba de Julen Lopetegui, y posiblemente el punto más bajo de la temporada del Real Madrid, tanto en lo deportivo como en lo anímico.

Barcelona y Real Madrid se jugarán en cuatro días el pase a la final de la Copa del Rey y dejar sentenciada la Liga (los culés) o mantener vivas sus opciones (los merengues). Por eso, Piqué destaca que prefieren "pensar primero en el partido de Copa, ya que queremos jugar la final, y luego ya habrá tiempo de pensar en el de Liga".