Gerard Piqué.
Gerard Piqué. EFE

Gerard Piqué ha perdido la batalla que mantenía contra Hacienda, después de que la Audiencia Nacional haya tumbado el recurso que el defensa del FC Barcelona había presentado contra una decisión del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC). Ésta, dictada en 2016, le obligaba a abonar 2,1 millones de euros en multas e impuestos atrasados correspondientes a 2008, 2009 y 2010.

Piqué simuló ceder sus derechos de imagen a su compañía Kerad Project 2006 para pagar menos a la Agencia Tributaria, según estima el propio fisco.

El futbolista tendrá que desembolsar 1.457.855,61 euros por una regulación tributaria de los ejercicios 2008, 2009 y 2010 y 678.012,59 adicionales en concepto de sanción.

Según la sentencia del 13 de mayo de 2019, la Audiencia Nacional desestimó el recurso contencioso-administrativo presentado por Gerard Piqué contra la resolución dictada por el Tribunal Económico-Administrativo Central, indica Efe, "por el concepto tributario Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, ejercicio 2008-2009-2010, y contra el acuerdo de resolución del procedimiento sancionador de fecha 5 de junio de 2013 con cuantías de 1.457.855,61 euros y 678.012,59 euros respectivamente".

No obstante, la cruzada del futbolista continuará, ya que puede recurrir a través de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.