El jugador del Barcelona Gerard Piqué afirmó en Japón, donde su club disputa el Mundial FIFA de Clubes, que no tiene "más que decir" sobre la polémica con el madridista Álvaro Arbeloa, del que recordó que solo dijo que "no era un amigo sino un conocido".

"Cada uno que interprete lo que quiera. Yo solo dije que no era un amigo, sino un conocido. No le insulté", añadió el barcelonista, que ha sido compañero del jugador del Real Madrid en la selección española.

El pasado sábado Piqué dijo a los medios que Arbeloa, que poco antes había acusado al blaugrana de estar "obsesionado" con el Real Madrid, no era "un amigo, si no más bien un cono...cido", un guiño al mote despectivo ("Cono") con el que se hace referencia al lateral blanco.

Con respecto a la reacción de Sergio Ramos, que pidió a Piqué "el máximo respeto a los compañeros de profesión", el central barcelonés consideró que el de Camas hizo lo que "cualquier capitán a la hora de defender a un compañero", y que siempre será una persona a la que admira "muchísimo".

Antes, Piqué quiso repasar la actualidad, personal y del Barça, horas antes de la aprticipación del club catalán en el Mundial de Clubes, que será este jueves.

En declaraciones a El País, Piqué habló de los pitos que recibe cuando juega con la selección. "Es una situación con la que tengo que vivir. No le doy muchas vueltas. La gente le da mucho bombo porque soy yo y les da morbo, y se ha puesto de moda. Pero en ocasiones ya ni me doy cuenta. Pitan 100 y parece que pita todo el mundo. Sé que no tienen razón. Dan argumentos que no son reales. "Piqué no se siente español", dicen. ¿Pero cuándo he dicho yo eso? "Piqué se pasó con lo de Kevin Roldan", sueltan. Pero eso es Barça-Madrid y no tiene nada que ver con la selección. No me vale ningún argumento".

Amo cada vez más el fútbol

"El curso pasado volvimos a ganar el triplete y ya llevamos una gran década. Uno se acuerda del Milan de Sacchi a finales de los 80 y principios de los 90, y quizá en un tiempo pensarán en nosotros. Pero debemos tener los pies en el suelo, porque mira dónde está ahora el Milan. Aunque viendo el éxito del modelo y el talento del equipo, podemos alargar este periodo".

Además, Piqué se defendió como profesional: "Amo cada vez más el fútbol. De joven pensaba en dejarlo a los 30, pero ya quiero estar hasta los 35 años. Y sé que acabar en el Barça va a ser muy difícil, los años pesan y las cualidades físicas bajan. Aunque he incorporado patrones que me hacen disfrutar y mejorar.

Sobre el pasado clásico y sus anisas de anotación ante el ewterno rival con un marcador ya de 0-4, aseguró: "No tenía nada preparado como se dice por ahí si hubiera marcado en el Bernabéu. Soy culé y oportunidades como estas, con uno más en el campo y con 0 a 4, tendremos pocas o ninguna. Por eso quería marcar. ¡Pero es que a la Roma también le quise marcar en el siguiente partido! Es mi forma de jugar. Cuando el partido está encarado, me gusta incorporarme al ataque".