Gerad Piqué celebra ante Karim Benzema.
Gerad Piqué celebra ante Karim Benzema. EFE

Gerard Piqué, en la zona mixta del Estadio Santiago Bernabéu, ha vuelto a hablar con rotundidad sobre los políticos presos, y ha aprovechado además para responder a Carlos Herrera, periodista de la Cadena Cope, que criticó sus palabras después del encuentro de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey.

"Esa gente no es culpable. Viví en Cataluña todo lo que pasó. No agredieron a nadie, no hubo violencia. El gran problema de este país es que no se escucha, por eso estamos en esta situación. La gente no escucha. Yo el otro día opiné, podéis no estar de acuerdo, pero sólo di mi opinión", afirmó.

"Como el señor Carlos Herrera, que me llamó "cretino", me cambió el nombre, llamándome "Gerardo" de forma despectiva, en vez de por mi nombre. Yo no le voy a cambiar el nombre, mis padres me han enseñado otra cosa, me han enseñado que el respeto es escuchar", continuó.

Además, no dudó en tirarle un dardo a Mateu Lahoz, árbitro del VAR, al considerar que la jugada en la que Sergio Ramos golpeó a Leo Messi era una agresión y por lo tanto, clara expulsión: "Para mí es roja", zanjó.