Pippa Mann
Pippa Mann, piloto de la IndyCar. PippaMann.com

La británica Pippa Mann es una de las pocas pilotos mujeres que han alzado la voz desde el primer momento a la creación de las W-Series, el campeonato automovilístico exclusivo para féminas.

Mann se encuentra ahora haciendo carrera deportiva en Estados Unidos, donde ha participado en la IndyCar con relativo éxito incluidas varias ediciones de las 500 Millas de Indianápolis. Allí se ha ganado el respeto de sus rivales, tanto hombres como mujeres. Por eso, no entiende cómo se puede fomentar lo que ella considera discriminación positiva, o en sus palabras "segregación", para que haya mujeres que compitan en el automovilismo.

Después de conocer las 55 finalistas (hay tres españolas: Marta García, Carmen Jordá y Carmen Boix) entre las que se eligirán las 18 pilotos definitivas, Mann escribió en sus redes sociales una demoledora carta en la que se reivindica a ella y a las que, como ella, no entienden la separación con sus rivales hombres, como si fueran inferiores o no llegaran a alcanzar las mismas prestaciones.

"En Europa han decidido dar otro paso inexorablemente cerca a la segregación. Se están gastando millones de dólares, y en lugar de hacerlo en un sistema educativo para hacer crecer el talento, las mujeres pilotos están siendo separadas, forzadas a una situación donde la única oportunidad para correr es bajo reglas segregadas. Hay mucho talento en esa lista de nombres. También muchas pilotos que no deberían estar en esa posición. Sé que el sistema está roto. Creedme, que lo sé. ¿Pero esto? ¿Así es como realmente piensan que lo van a arreglar? Aparentemente, en Europa, sí lo piensan".

Mann sabe de lo que habla. La piloto tuvo que emigrar a Estados Unidos tras no encontrar hueco en el automovilismo europeo, en certámenes como la F3 británica o similares categorías de promoción en el camino hacia la Fórmula 1. Ahora mismo está involucrada en un nuevo proyecto, el Shift Up, que es un equipo formado por mujeres que compiten en carreras de resistencia en Estados Unidos, como las 25 horas de Thunderhill que se disputan este fin de semana.

Ver esta publicación en Instagram

Does the color of my helmet make me less? What if I had a Union Jack on there instead? || This morning as I head to Thunderhill, I should be energized, enthused and excited. I’m so proud to be part of this small revolution here in the US, of more women than ever before banding together to work together, to find the funding to go racing, and part of the @shiftupnow all female driving team at this event... Yet, this morning I am filled with a deep, draining sadness. In Europe today they moved another step inexorably closer to segregation. Millions of dollars are being spent, and instead of a scholarship system to raise talent, female racers are being separated out, forced into a situation where their only opportunity to race is under segregated rules. There is so much talent on their list of names. So many racers who should not be in this position... || I know the system is broken. Trust me I know. But this? This is how we are really going this to “fix” it? Apparently, in Europe, they think so... || #SayNoToSegregation #WomenInMotorsport #WeRaceAsEquals

Una publicación compartida de Pippa Mann (@pippamann) el28 Nov, 2018 a las 3:27 PST