Laporta, Pinto y Rijkaard
El nuevo portero del Barcelona, José Manuel Pinto, durante su presentación, junto a Joan Laporta (i), y el entrenador Frank Rijkaard (d). (TONI ALBIR / EFE)

El nuevo portero del Barcelona, José Manuel Pinto, fichado tras la lesión del meta suplente Albert Jorquera, ve su llegada al club como "una gran oportunidad para seguir creciendo".

Pinto, que llevará el número 13, se plantea su nueva etapa como "una gran responsabilidad" porqué, según dijo, está "en uno de los clubes más importantes del mundo, y como tal, eso conlleva una responsabilidad añadida".

Para Pinto, el cambio de equipo y de categoría "aún está en proceso", y ha destacado que "sobre todo conlleva haber dejado atrás a grandes compañeros" y a una afición que le ha "querido mucho" y le ha dado "mucho cariño".

Un gran nivel

Sobre la calidad de la plantilla, Pinto cree que "todas las líneas del Barça, no sólo los porteros, son de un gran nivel", y aseguró que para él "supone una oportunidad para aprender de las virtudes de estos compañeros, porque nunca se acaba de aprender, por muy mayor que uno sea".

Sobre los metas del Barcelona, el cancerbero cree que es una garantía para la afición, que puede decir: "La puerta está bien cubierta".

Pinto piensa que hasta el 30 de junio, cuando finaliza su cesión, "pueden pasar muchas cosas", y añadió que su deseo es que al final su trabajo sea recompensado.

En su entrada a la nueva plantilla, Pinto destacó la mano tendida por Sylvinho, a quien ha descrito como "una persona de un corazón enorme y de calidad deportiva indiscutible". "Es de agradecer encontrarte una persona así", añadió.

Sobre los objetivos del Barça, para Pinto "hay que seguir haciendo las cosas bien, siguiendo la línea ascendente en la que se encuentra el equipo".