Ayrton Senna
Ayrton Senna es recordado por su innegable talento, pero también por su agresividad en pista. McLarenF1

"Es el tipo más peligroso contra el que he competido nunca". Con estas duras palabras describía Pierre Gasly a Kevin Magnussen tras el GP de Azerbaiyán, por una acción que no fue un accidente por muy poco. El joven piloto francés de Toro Rosso es uno de los últimos en levantar la voz contra compañeros y rivales en el paddock, aunque no es el único.

A Max Verstappen le están lloviendo palos por todas partes. Su actitud en este arranque de temporada, culminado con un accidente contra su propio compañero Daniel Ricciardo, le han puesto en el alambre. En Red Bull, echan chispas contra él, aunque de puertas hacia fuera prefieren mantener el discurso de que ambos fueron culpables.

No son los primeros, ni tampoco los más peligrosos de la historia de la Fórmula 1. Entre los 761 pilotos que han corrido, al menos, un Gran Premio, hay muchísimos nombres que saltan a la memoria de todos cuando se recuerdan a los más agresivos. Estos son sólo algunos que aparecen en todo ránking de pilotos conocidos por su dureza, algunos legendarios.

Ayrton Senna

El piloto más grande de todos los tiempos, o así le describió Niki Lauda. Hablar de Senna es hablar de récords que, más de dos décadas después de su muerte, siguen vigentes. Tres títulos mundiales, 41 victorias, 65 poles, 80 podios... Números cortados en la curva del Tamburello del circuito de Imola el 1 de mayo de 1994. Sin embargo, detrás de las luces hubo muchas sombras. A Senna le acusaron de creerse por encima del resto. "Como cree en Dios, piensa que no se puede matar", dijo Alain Prost de él. Con el francés se las tuvo de todos los colores, con el punto culminante de los accidentes de Suzuka en 1989 y 1990.

Michael Schumacher

Hoy postrado en una cama, al 'kaiser' se le recuerda por sus éxitos por encima de todos: el piloto con más mundiales, más victorias y más podios de la historia. Sin embargo, unida a esa inmaculada carrera hubo numerosas refriegas que le colocan en este listado. En 1994 ganó su primer campeonato echando de pista a Damon Hill en el Gran Premio de Australia, última carrera del año. Esa misma temporada se perdió dos carreras por no respetar una bandera negra. Al año siguiente lo intentó de nuevo, pero no le salió, y tres años después, en 1997, hizo lo mismo sobre Jacques Villeneuve en el circuito de Jerez. Esta vez los comisarios tomaron nota y le excluyeron del Mundial, dejándole sin subcampeonato. Adelantamientos al límite de lo legal, como el que hizo sobre su ex compañero Rubens Barrichello en Hungría 2010, o aparcar en la Rascasse de Mónaco para evitar una pole de Fernando Alonso en Mónaco 2006 también son hitos que aparecen en su curriculum.

Gilles Villeneuve

La agresividad, la valentía y la inconsciencia forman un triángulo con fronteras muy grises en la Fórmula 1. Quien mejor lo representa es Gilles Villeneuve, el hijo que nunca tuvo Enzo Ferrari y padre del citado campeón Jacques Villeneuve. La forma que tuvo de morir representa muy bien lo que fue como piloto. En la clasificación del GP de Bélgica de 1982, en Zolder, su compañero Didier Pironi le había mejorado su tiempo por sólo una décima. Aunque sus neumáticos estaban en las últimas, decidió salir a pista... y se encontró con Jochen Mass, que estaba prácticamente parado. Salió despedido 100 metros y murió, horas después, en el hospital. Para el recuerdo, su memorable lucha con René Arnoux en Dijon en el GP de Francia de 1979: coches por fuera, trazadas imposibles y cerrojazos que hoy harían llevarse las manos a la cabeza. Está considerado el mejor piloto de siempre que nunca llegó a ser campeón del mundo.

James Hunt

'Hunt the Shunt', algo así como 'Hunt el salidas de pista' se podría traducir. Así se conocía al playboy, piloto, campeón del mundo de 1976 y posteriormente comentarista televisivo James Hunt. El primer campeón británico después del histórico Jim Clark no tuvo nunca un estilo sencillo, ni un carácter fácil. A un comisario de Mónaco le dio un puñetazo cuando le fue a ayudar. Varias veces perdió podios o carreras fáciles por no pensar en las consecuencias. Su alcoholismo y gusto por la vida nocturna, que a la postre le dañarían el hígado con consecuencias fatales, no ayudaron. Su rivalidad con Niki Lauda en 1976, llevada al cine en la película 'Rush', marcó un antes y un después.

Pastor Maldonado

La agresividad no es sólo propia de pilotos campeones o potencialmente 'top'. Uno de los últimos que han pasado por la parrilla es Pastor Maldonado, y sus actitudes en pista le convirtieron en uno de los más temidos en la parrilla. Ver al venezolano en el retrovisor era sinónimo de tensión para los que tenía delante, pero verle como un objetivo a adelantar tampoco calmaba los ánimos a nadie. Para el recuerdo, uno de los incidentes más espectaculares de la Fórmula 1 reciente: en el GP de Bahréin de 2014 arrolló al mexicano Esteban Gutiérrez, que acabó dando una vuelta de campana. Se volverá a encontrar con viejos rivales en pista, como Fernando Alonso, en el Mundial de Resistencia.

Romain Grosjean

En la actual parrilla hay varios nombres. Además de los citados Verstappen o Magnussen, otros como Romain Grosjean ya han visto cómo su, a veces, inconsciencia le han costado caro. El francés, hoy en Haas, fue excluido del GP de Italia de 2012 después de causar un accidente múltiple en la salida del GP de Bélgica, en el que también estuvieron involucrados Fernando Alonso y Lewis Hamilton. El castigo le llegó por 'acumulación de tarjetas': los comisarios ya le habían advertido antes de esa carrera de que tenía que refrenarse. Más recientemente, en el GP de Canadá de 2017, se convirtió en víctima de un incidente similar, con Carlos Sainz como ejecutor.