El entrenador del Valladolid, José Luis Mendilibar, practicó ayer la autocrítica al reconocer que el equipo y él mismo «se han dejado llevar» en los últimos partidos y espera que se vuelva a trabajar «con intensidad» en Castalia. «Empezando por el cuerpo técnico. Lo que me importa es que sigamos teniendo ganas de hacer cosas a pesar de haber logrado el ascenso. Antes corríamos hasta morir en el campo y ahora no apretamos tanto», aseguró. El Valladolid visitará este domingo el campo del Castellón.