Kvitova
La tenista checa número 11 del mundo y dos veces campeona de Wimbledon, Petra Kvitova, llega a una rueda de prensa con el brazo vendado en Praga, República Checa EFE

La finalista del Open de Australia 2019, Petra Kvitova, declaró en el juicio contra el hombre que presuntamente le agredió con un cuchillo en su domicilio en diciembre de 2016. Como consecuencia del ataque la tenista checa estuvo cinco meses alejada de las pistas y a principios de este año puso fin a dos años de trauma en las pistas de Melbourne.

Kvitova, que resultó gravemente herida, declaró por vídeo desde una sala cercana para no cruzarse con el presunto agresor y revivió el aterrador momento en que el asaltante le agredió provocándole cortes en el brazo y en la mano izquierda.

La deportista reconoció a Radim Zondra, que se enfrenta a una posible condena de 12 años de prisión, como la persona que se hizo pasar por una persona de mantenimiento y le atacó: "Supe que era él en el momento en que le vi. Recordé sus ojos".

Su relato fue escalofriante: "Me pidió que abriera el agua caliente y me encontré con el cuchillo en el cuello. Agarré la hoja del cuchillo cuchillo con la mano izquierda y al caer al suelo vi que había sangre por todas partes. Me cortó todos los dedos de mi mano izquierda y también los nervios del pulgar e índice".

A pesar de haber regresado a las pistas, aún hoy sufre consecuencias físicas causadas por los cortes: "Hoy en día la movilidad de mis dedos no es del 100% y no tengo sensibilidad en las puntas del pulgar y del índice", afirmó en el jucio.