El presidente de la Federación Búlgara de Fútbol dimite por los cánticos racistas ante Inglaterra

Ultras de Bulgaria abandonan el estadio Buleng durante el partido contra Inglaterra.
Ultras de Bulgaria abandonan el estadio Buleng durante el partido contra Inglaterra.
EFE

Además de la previsible multa de la UEFA a la federación búlgara, los episodios de racismo en el partido entre su selección e Inglaterra ya se han cobrado una víctima: su presidente. Borislav Mihailov ha presentado su dimisión a instancias del Primer Ministro del país, Boyko Borissov, que condenó lo sucedido de manera enérgica.

"Condeno con fuerza la conducta de algunos fans en el estadio Buleng. Es inaceptable que Bulgaria, que es uno de los estados más tolerantes del mundo y donde gente de diferentes etnias y religiones que viven pacíficamente, sea asociado con el racismo", escribió el gobernante.

Un portavoz de la Federación echó la pelota al tejado del Gobierno, intentando esquivar su responsabilidad. "La autoridad del fútbol no puede asumir la responsabilidad de los actos de vandalismo”, dijo Hristo Zapryanov. “Ahí es donde intervienen las autoridades estatales. Todo lo que podemos hacer es condenarlo, pero no tenemos la jurisdicción para investigar a los hooligans", se quejó, horas antes de la dimisión de Mihailov.

Uno de los jugadores ingleses que se vieron afectados por los insultos racistas en el Buleng, Raheem Sterling, se ha congratulado de la salida del ya expresidente de la Federación búlgara. "Un buen movimiento que le da crédito, señor Borissov", escribió en un retuit a la noticia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento