El delantero del Celta Jesús Perera mostró ayer su decepción por la decisión del club de haberle concedido la carta de libertad apenas tres días antes de que expirase el mercado estival, con lo que no le quedó margen para buscar equipo: «Si me lo dicen a principio de temporada, ahora no estaría aquí». Perera jugó muchos minutos en la pretemporada y «fui el jugador que más goles hice», pero la llegada de Okkas, Diego Costa y Manchev le han cerrado las puertas. Aun así, prefirió no extenderse «porque no quiero que me dejan sin entrenar».