Nanga Parbat
Nanga Parbat (Pakistán) es la novena montaña más alta del mundo. GOOGLE MAPS

Un equipo de escaladores polacos logró rescatar este domingo a la montañera francesa Elisabeth Revol, atrapada desde el viernes en el monte Nanga Parbat, en el Himalaya paquistaní, junto al también polaco Tomasz Mackiewicz, al que dan por hecho que no podrán salvar.

Denis Urubko y Adam Bielecki alcanzaron de madrugada a Revol en torno a los 6.800 metros de conocida como la "montaña de la muerte", tras varias horas de escalada durante la noche, y están descendiendo al campo base, dijo Alí Mohamed, de la compañía Alpine Adventure Guide, encargada de la expedición de los europeos.

Una vez hayan alcanzado el campo base a 4.700 metros junto con los otro dos polacos que forman parte del equipo, Jaroslaw Botor y Piotr Tomala, un helicóptero los transportará a Islamabad.

Ali, quien se encuentra en contacto con las embajadas de Francia y Polonia, indicó que el rescate de Mackiewicz se canceló debido a las malas condiciones meteorológicas a partir de los 7.000 metros.

El secretario del Club Alpino de Pakistán, Karrar Haidri, confirmó en un mensaje de texto el rescate de Revol y la paralización del operativo para encontrar a Mackiewicz. Karrar cree que por las condiciones en que quedó el montañero polaco debe haber fallecido.

Revol y Mackiewicz hicieron cumbre en el Nanga Parbat el jueves y durante el descenso al día siguiente quedaron atrapados por el mal tiempo en torno a 7.400 metros. La francesa consiguió seguir descendiendo con dificultades y contacto con las autoridades paquistaníes pidiendo ayuda.

El equipo polaco comenzó a ascender el sábado por la tarde el Nanga Parbat, tras ser transportados allí desde el campo base del K2, pico trataban de ascender en invierno por primera vez.

El Ejército paquistaní afirmó el sábado que se unía a la operación de búsqueda con dos helicópteros, tras una petición de las embajadas polaca y francesa.

El pasado julio el alpinista vasco Alberto Zerain y el argentino Mariano Galván murieron sepultados por una avalancha cuando intentaban ascender esta misma montaña.

Este pico es conocido como la "montaña de la muerte" por los 80 alpinistas que han muerto en sus laderas desde el primer intento por escalarla en 1895, algo que logró por primera vez el austríaco Hermann Bulh en 1953.

El Nanga Parbat tiene una pared de 4.000 metros que escalar, lo que supone uno de los mayores retos en montañismo en un monte en el que además son frecuentes las avalanchas.