La victoria del equipo entrenado por Daniel Nejamkim, además, encuentra más mérito porque las alicantinas remontaron dos sets –tras vencer el primero– y evitaron las cuatro bolas de partido de las que gozaron las burgalesas (11-14) en la muerte súbita. El juego colectivo fue clave.