Como apuntaban casi todos los pronósticos, tras la reunión en la mañana de este martes, a las 12.00, en la sede de Federación Española de Baloncesto entre el presidente, José Luis Sáez, y el seleccionador, Pepu Hernández, el técnico madrileño ha sido destituido.

El propio Pepu, que el lunes ya asumía que ayer se podía formalizar su despido, reclamaba desde hace unos días que la Federación tomara urgentemente una decisión sobre su continuidad o no, ya que esta situación afectaba negativamente a la selección y, especialmente, a los jugadores.

Tras serle comunicada la destitución, Pepu realizó sus primeras declaraciones: "He sido destituido sin motivos y sin razones, aunque supongo que a partir de ahora se empezarán a construir los motivos y las razones. Estoy triste pero en algún momento, no sé cuando, defenderé no sólo mi dignidad profesional, sino también la de los entrenadores".

Pepu se declaró "muy triste" por la decisión de Saéz y dijo que la Federación se comunicaba con él a través de la prensa.

Por la noche, en La 2  de TVE, el ya ex seleccionador reconoció de nuevo haberse sentido "maltratado" y afirmó que a partir de ahora no sabrá lo que hará, "no tengo ningún planteamiento de futuro", dijo. Sobre las razones por las que pedía irse tras los Juegos, señaló: "Me quería ir, ahora ha quedado más claro por qué".

El detonante: una reunión

El primer momento en que se pudo pensar en la destitución de Pepu Hernández como seleccionador nacional, fue cuando el técnico madrileño anunció que, tras los JJ OO de Pekín, abandonaría la Selección. Esa noticia hizo sospechar a la Federación que Pepu tenía un precontrato con algún equipo de baloncesto.

Por otro lado, la semana pasada la Federación se indignó cuando Pepu no asistió a una reunión del Gabinete Técnico Federativo el lunes por la tarde, debido a un compromiso previamente adquirido en Sevilla. A raíz de ese acontecimiento, se disparó el rumor de la posible destitución del seleccionador.

Difícil tarea para el sustituto

En la rueda de prensa de hoy no se ha anunciado el nombre del sustituto de Pepu como seleccionador, que tendrá la difícil meta de preparar al equipo con poco tiempo antes de los Juegos Olímpicos de Pekín. Pero el nombre que con más fuerza suena es el de Aíto García Reneses, que abandonó el Joventut tras cinco temporadas. El otro es Sergio Scariolo, técnico italiano del Unicaja de Málaga.