Todas las alarmas han saltado en el equipo bilbaíno, cuya plantilla ya ha pedido un cambio: menos vistosidad y más juego práctico. «Tenemos que sacar los partidos como sea y si no hacemos un juego vistoso, pues no lo hacemos», sentenció ayer Lacruz.