El técnico chileno del Real Madrid Manuel Pellegrini, que mañana jugará ante el Villarreal en el Madrigal, desea un buen recibimiento por parte del público de su ex equipo, al que entrenó en los últimos cinco años.

"Volver a Villarreal siempre es una alegría. Fueron cinco años en un gran club, en el que tuve la oportunidad de conocer a grandes personas que manejan la institución, de formar una plantilla de grandes jugadores y completar cinco campañas excepcionales", dijo.

"Más que todo porque el equipo se caracterizaba por su buen juego además de por los resultados. Cuando tomé la decisión de salir de Villarreal fue porque se me planteaba un desafío importante. Tuve muchas oportunidades de salir pero nunca escuché las ofertas, decidí aceptar este desafío por ser una exigencia personal muy alta", explicó.

Respecto al Real Madrid, asegura que "al equipo se le evalúa semana tras semana. Todos los partidos son importantes y todos son difíciles. No podemos ahorrar esfuerzos. Estamos buscando un estilo de juego. El tiempo para evaluar al equipo fue la pretemporada".

Pellegrini, cuestionado sobre las declaraciones de Laporta y Guardiola, que aseguran no estar pendientes de los partidos del Madrid, algo que él no hace: "Trato de ver todos de estar informado. Yo quiero estar lo más documentado posible de los equipos", y respecto al eterno rival afirma que "no pretendo que este equipo juegue igual que el Barça. Son dos hinchadas, dos concepciones de fútbol y dos estilos diferentes".

Sobre el partido de ante el Villarreal, ha reconocido que "la alineación ya estaba pensada antes de jugar ante el Xerez. Este partido lo habíamos preparado antes y las rotaciones son obligatorias". Las rotaciones son obligatorias

Por último ha hablado sobre el estado físico del equipo, que cree que "está muy fresco, lo que nos ha permitido empezar con una intensidad muy alto".