La Pekín olímpica esconde rincones fantasmagóricos

  • Según cuentan las leyendas, están encantados, malditos o poblados de fantasmas.
  • El régimen comunista intentó acabar con esas supersticiones.
  • Por las noches se escuchan los lamentos de personas que murieron.
Antigua iglesia de Chaonel, según los pequineses uno de los lugares más encantados de la ciudad. (EFE)
Antigua iglesia de Chaonel, según los pequineses uno de los lugares más encantados de la ciudad. (EFE)
20MINUTOS.ES
Lejos del Pekín olímpico de los grandes estadios y los modernos edificios, en la parte antigua de la ciudad se esconden algunos lugares que, según cuentan las leyendas, están
encantados, malditos o poblados de fantasmas.

Aunque muchos vecinos del viejo Pekín ya no se atreven a hablar del tema, porque el régimen comunista intentó acabar con esas supersticiones, lo cierto es que sobreviven las creencias de que en algunos de esos lugares, por las noches, se escuchan los lamentos de personas que murieron allí.

A veces se trata de almas en pena que, según el budismo y el taoísmo, cometieron tropelías en vida y ahora pagan por ello reencarnadas en espectros, mientras que en otros casos se trata de víctimas de asesinatos que todavía buscan justicia.

Fantasmas en el centro de prensa

Uno de los centros del Pekín sobrenatural es una iglesia cristiana que se encuentra a escasos metros del centro de prensa donde el Comité Organizador de los JJOO (BOCOG) comparece ante los periodistas. Allí, entre modernos edificios de cristal se encuentra la llamada iglesia de Chaonei, hoy abandonada y cubierta de hiedras, y cuyo constructor, un sacerdote inglés, desapareció misteriosamente.

Tras la desaparición, se encontró en los sótanos de la iglesia un asombroso túnel de decenas de kilómetros que llevaba hasta las afueras del noreste de la ciudad, donde hoy se encuentra el aeropuerto.

Cementerios y fantasmas

Los sucesos extraños en la iglesia no acabaron allí. Años después, el lugar se transformó en la casa de un alto cargo del Gobierno de la República de China y su familia, pero cuando la ciudad fue tomada por los comunistas en 1949, el político emigró a Taiwán y dejó allí a su familia.

Otro lugar con historias inexplicables, aunque no todos se las crean, es un popular teatro de Ópera de Pekín, en el sur de la ciudad y llamado Huguang Huiguan. El edificio, cual casa de la película 'Poltergeist', se construyó encima de un cementerio, por lo que los fantasmas y aparecidos, según cuentan algunos, son frecuentes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento