Pedrosa se despide de 250cc con una victoria en Valencia

El español Daniel Pedrosa (Honda) ha conseguido este año su tercer título mundial consecutivo, el segundo en el cuarto de litro, a pesar de las críticas que en determinados momentos surgieron contra él por su bajo rendimiento y se convierte en un más que digno rival del italiano Valentino Rossi para la temporada 2006.
Daniel Pedrosa en Cheste
Daniel Pedrosa en Cheste
Efe

El campeonato 2005 ha concluido exitosamente en el circuito Ricardo Tormo de Cheste, en la Comunidad Valenciana y si bien han sucedido infinidad de cosas a lo largo del año, lo cierto es que en la mente de todos ya está el seguro enfrentamiento de dos grandes campeones como Daniel Pedrosa y Valentino Rossi en 2006.

Bien es cierto, y por lógica es así, que Daniel Pedrosa necesitará una aclimatación distinta a la categoría de MotoGP, pero tampoco se puede olvidar que en su primer año tras ser campeón del mundo de 125 c.c. y sufrir su más grave lesión al fracturarse los dos pies en los entrenamientos del Gran Premio de Australia, Daniel Pedrosa fue capaz de cambiar de categoría y ganar el título a las primeras de cambio, algo que ni el propio Rossi había conseguido.

El pupilo de Alberto Puig, denostado por muchos y querido por muy pocos, ha sabido hacer de Daniel Pedrosa un campeón sólido, pero el trabajo ahora, en MotoGP, será distinto, aunque para éste llega con una muy buena base, cimentada en las numerosas victorias conseguidas tanto en el octavo como en el cuarto de litro.

Pedrosa consiguió proclamarse campeón del mundo dos grandes premios antes del final de la temporada y eso que desde Japón sufrió una fractura que le mermó en sus condiciones físicas, no tanto como ellos -Pedrosa y Puig- quisieron hacer ver, pero sí lo suficiente como para que todo lo que hizo el piloto de Castellar del Vallés tras Motegi tuviese que ser considerado digno del mayor de los méritos y elogios.

Grandes rivales de la temporada

El campeón español partió al principio de la temporada con dos grandes rivales en su punto de mira, el francés Randy de Puniet (Aprilia) y, sobre todo, el argentino Sebastián Porto (Aprilia), pero pasado el ecuador de la temporada fue un joven y muy agresivo siempre en su pilotaje, el australiano Casey Stoner (Aprilia), quien metió presión al titular de la cilindrada.

Si bien no rayó a la altura que él mismo hubiese deseado, lo cierto fue que el mallorquín Jorge Lorenzo (Honda) se erigió por derecho propio en uno de los protagonistas de la cilindrada y, desde luego, en uno de los candidatos más firmes a la consecución del título mundial de 250 c.c. en 2006, a pesar de cambiar su escudería de las Honda habituales a las Aprilia, marca europea que quiere recuperar la hegemonía que, durante años, tuvo en las dos más pequeñas cilindradas del campeonato del mundo de motociclismo.

Como Lorenzo, sobre el que pesó una injusta sanción de un gran premio por su agresiva forma de conducir -Japón-, algo irrelevante dado el carácter de campeonato del mundo que disputan, otro español, Héctor Barberá, puede ser figura ensalzada la próxima campaña, aunque en la que ahora ha terminado no se haya encontrado a la altura que de él se esperaba.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento