Pedrosa
La caída de Dani Pedrosa en el circuito de Motegi. (Reuters)

La espectacular caída de Dani Pedrosa (fotogalería) el pasado domingo en el GP de Japón no ha tenido consecuencias importantes para el piloto catalán, a pesar de que pensó que tenía una fractura en un pie.

Las radiografías han descartado cualquier tipo de rotura y han revelado que sufre una artritis postraumática en el dedo pulgar del pie izquierdo, según informó su equipo.

El piloto seguirá un tratamiento de reposo de varios días, antiinflamatorios y fisioterapia para poder competir en el Gran Premio de Australia, el próximo 14 de octubre.

"Lo más importante era estar seguros de que no había nada roto, porque realmente lo pensaba por el dolor. Ahora hay que esperar que el tratamiento haga efecto, poder volver al entrenamiento físico la próxima semana", aseguró Pedrosa.