Paula Badosa, campeona femenina júnior en Roland Garros
La jugadora española, nacida en Estados Unidos, Paula Badosa posa con el trofeo que la reconoce como campeona del torneo júnior femenino de Roland Garros. GTRES

La última edición de Roland Garros trajo noticias muy positivas para el tenis español, sobre todo el éxito en el cuadro individual júnior femenino de una prometedora jugadora de 17 años que comienza a dejar destellos dentro del circuito profesional. Paula Badosa batió en la lucha por el título a la rusa Anna Kalinskaya por 6-3 y 6-3  y daba otro paso adelante en su carrera. Desde luego, no un paso cualquiera para una joven de 17 años que compagina estudios con competición y sueña con llegar lejos en una modalidad que, confiesa, es su vida. La 262 del ránking ha disputado de momento tres torneos importantes, Amberes, Miami y Madrid; y su entorno incluso busca que reciba una invitación para competir en la próxima edición de Wimbledon.

Para mí el tenis es, en un 70 o un 80 por ciento, una cuestión mental

Han pasado dos semanas de su victoria en Roland Garros, pero siempre hay éxitos especiales que son difíciles de no evocar…
Me sigo acordando de la final, sí. Algo tan increíble te impacta. Es una resaca muy buena. Pero esto sigue, no para y tenemos que pensar en los nuevos objetivos que se nos plantean.

¿Y qué retos se le plantean ahora?
Vamos a Francia a competir en un par de torneos ITF pro 25.000 y estaremos un par de semanas fuera; luego, otra más de descanso. Y en principio, lo siguiente serán dos torneos WTA por Estados Unidos.

Usted es otro exponente del emergente tenis femenino español…
La verdad es que llevábamos mucho sin una representación sólida y de alguna forma estaba un poco apartado. Ya era hora de que se cambiara esta dinámica. Carla ha hecho cosas increíbles y ha alcanzado el Top-10; y Garbiñe también está mostrando cosas muy buenas… Por abajo venimos un grupo con muchas ganas. Sara Sorribes, yo... Y el tenis masculino va a seguir ahí, porque Rafa y Ferrer van a seguir dando que hablar.

El asomarse a las dos últimas décadas del tenis español aporta una curiosa sucesión de protagonismos masculino y femenino…
Sí, la verdad es que parece una alternancia. Pero no es forzada, desde luego. Una sucesión de épocas casual.  Tenemos un tenis tanto masculino como femenino que siempre está ahí, pero durante todos estos años uno ha estado un paso por delante del otro…

¿Y por qué cree que se ha ido produciendo este cambio?
Simple casualidad. Cuando era más pequeña la referencia que yo manejaba era un poco el tenis masculino. Mis ejemplos eran Rafa Nadal o David Ferrer, que son dos de los mejores del mundo.

No son buenos tiempos para Nadal y su rendimiento tiene un eco crítico en opinión pública, foros y redes sociales…
Rafa ha hecho cosas tan grandes para la historia del tenis que a la gente le parece que unos cuartos o que unos octavos son poca cosa. ¡Y es tan difícil llegar y permanecer ahí! Yo lo veo desde la perspectiva de iniciar ese camino…  Desde mi punto de vista nos hemos malacostumbrado con Nadal. Y sin duda creo que Rafa volverá a un gran nivel.

¿Cómo fueron sus comienzos en el tenis?
No tengo ningún antecedente familiar que practicase tenis ni nada de eso. Más bien fue algo casual. Todo comenzó un verano. Mi madre, que le agradaba ver tenis por la tele, que le parecía un deporte interesante, consideró que era una buena idea apuntarme a clases durante un verano. Yo tendría siete y ya estábamos de vuelta a España, en Girona.

¿Y cómo vendería su deporte?
Me resulta complicado. Es parte de mí. El tenis es parte de mi propio ser. Soy yo. Me ha dado muchísimo, me ha hecho madurar antes, me ha permitido vivir experiencias espectaculares que no todos pueden disfrutar…  Es un deporte que además de darme mucho tiene un ambiente muy bueno.

El tenis le ha dado mucho, pero el dominio del inglés ya lo tenía de antes…
[Ríe] Sí, el inglés no es problema.  Pero a base de viajar tanto a competir a Francia un poco de base de francés sí que estoy haciendo…

¿Sigue estudiando?
Sí. A distancia llevo cursando unos cuatro años el Bachillerato. Me he tirado más por la rama de las ciencias. De momento, todo bien.

¿Con vistas a algún sector concreto para el día de mañana?
No lo he pensado en profundidad porque ahora el tenis es la prioridad. Quizás el mundo del marketing… No lo sé.

¿Cómo definiría su juego? ¿Cómo se presentaría como jugadora?
Me considero una tenista agresiva.  Me gusta dominar y jugar puntos cortos. Cuanto más rápido, mejor. La iniciativa es algo que busco, incluso con mi servicio. Me gusta explotar la opción del saque. Este año juego más adelanta en la cancha. Más agresiva que otros años. Me falta mucho por mejorar, pero estoy contenta de cómo van las cosas.

¿Cuál es la jugadora favorita de Paula Badosa?
Desde pequeña siempre me llamó la atención Maria Sharapova. Me identifico un poco con ella también por su forma de jugar. Mentalmente es muy buena, es una luchadora nata. Lleva diez u once años en el circuito y siempre ha sido muy regular. Me parece una jugadora espectacular…

… Y Serena Williams es una número 1 inagotable…
Serena no cuenta en el circuito de la WTA (ríe). Lo suyo es de otra dimensión. Es muy superior. Desde hace dos o tres años a esta parte es aún más difícil ganarla. Creo que mentalmente es muy buena. No es fácil ser tan competitiva, mantener el hambre, con un palmarés como el suyo.

Serena se mantenido más o menos firme en la cúspide y por debajo un grupo de tenistas han ido oscilando, en términos de ránking, en su persecución…
Para mí el tenis es, en un 70 o un 80 por ciento, una cuestión mental. El cambio de Simona Halep para saltar del 60 al 3 es algo genial y creo que es por esa evolución de su mentalidad. Aguantar muchos años arriba es muy difícil y no todo el mundo puede lograrlo.

Usted nació en Nueva York, donde sus padres, Josep Badosa y Mireia Gibert, trabajaban en el mundo de la moda…
Allí ejercieron de modelos para agencias y demás. Cuando nací cambiaron un poco de actividad, siempre dentro de ese mundo, y probaron con la fotografía y cosas así. La verdad es que todo ese mundillo también me gusta mucho…

En su infancia tendría la oportunidad, gracias al trabajo de sus padres, de ver bien cerca a muchos famosos y conocidos…
A Messi, a Armani, a gente del mundo de la música… De pequeña, con cinco o seis años, incluso estuve en una sesión de fotos con las hermanas Williams. Yo ni jugaba al tenis ni sabía quiénes eran ellas. Y ahora…

¿Tiene otras inquietudes deportivas más allá de la raqueta, ya sea para realizar o para contemplar?
Otros deportes no practico; estoy hecha para el tenis (ríe). Para ver, sí. El fútbol, por ejemplo, que tampoco es que lo siga al minuto, pero sí estoy al tanto de la actualidad, sobre todo del Barça, que es mi equipo favorito…

Los profesionales se quejan regularmente de las dictaduras de un calendario muy cargado. ¿Los más jóvenes tienen también ese mismo problema?
Nosotros no protestamos tanto. Hasta los 18 años por cuestión normativa podemos competir en dieciséis torneos de forma anual. A partir de ahí  nos distribuimos la temporada.

BIO. Paula Badosa Gibert nació en Nueva York el 15 de noviembre de 1997. Campeona de la edición 2015 de Roland Garros en su categoría júnior, la tenista con raíces catalanas había dado ya que hablar esta campaña con su presencia en la tercera ronda del Masters Series de Miami, el considerado el quinto grande del circuito.