Paul Gascoigne
El ex jugador Paul Gascoigne ha superado sus problemas con el alcohol Twitter Paul Gascoigne

Paul Gascoigne fue uno de los mejores jugadores británicos de la década de los 90. Pasó por clubes como el Newcastle o Lazio, pero alcanzó la figura de ídolo en el Glasgow Rangers, Tottenham y en el Middlesbrough. Su historia suele calificarse como la de un 'juguete roto', en el que su entorno se ha aprovechado de su fama y de su dinero. El ex futbolista cuenta con su propio documental, que lleva su nombre, y en el que sirve para observar sus éxitos futbolísticos pero también su caída libre desde que se retiró en el 2005.

Los que le conocen señalan que su infancia estuvo marcada por la ausencia de su padre y por el fallecimiento de un amigo suyo atropellado ante su atenta mirada. Desde los 14 años comenzó a beber y su facilidad para caer en el alcoholismo puede que se deba a su fragilidad, a que tiende a crearse adicciones, como él mismo ha reconocido, y a un trastorno bipolar diagnosticado contra el que la bebida le ha servido de placebo.

Conforme su problema se hacía cada vez mayor, sus escándalos eran cada vez más notorios. A finales de los años 90, se conoció que se divorció de su mujer por varios episodios de violencia doméstica. En el año 2014, Gascoigne tuvo que ser desalojado de su domicilio y conducido hasta un hospital al desplomarse en la puerta de su casa con una botella de vodka en la mano. Unos meses antes, ya vivió algo similar, sufrió una fractura de cráneo y varios dedos rotos tras ser golpeado y arrojado por unas escaleras en un hotel por proferir insultos racistas a dos huéspedes.

Dos años después y tras varios intentos fallidos de desintoxicación, un Paul Gascoigne demacrado fue fotografiado instantes después de bajarse de un taxi cerca de su casa, con una bata que no le tapaba el torso ni la entrepierna y además, iba descalzo, con sangre en los nudillos y en la frente, y en su boca llevaba un cigarrillo roto. Se le veía desorientado y ebrio, y cuando vecinos se le acercaron para ofrecerle ayuda, balbuceó que solo había salido "a comprar ginebra y tabaco".

Ahora, parece que Gascoigne es un hombre nuevo o eso se aprecia en las últimas fotos que ha subido en su cuenta de Twitter, dónde se observa un gran cambio tanto en su vida como en su apariencia. En algunas imágenes se le ve cómo juega al golf o cómo disfruta de la pesca y trata de exponer que su vida vuelve a flote y los problemas con el alcohol son cosas del pasado.