A falta de dos semanas para la final del Skate Quicksilver Bowlriders, en Malmo (Suecia), 20 minutos habla con Javier Mendizábal, uno de nuestros mejores skater, que participará allí.

¿Un skater nace o se hace?

Se hace, porque el monopatín es como un juego.

¿Qué se siente?

No tiene reglas ni árbitros, da sensación de libertad, es individual, permite una superación constante...

¿Deporte o forma de vida?

Es una filosofía de vida. Te atrapa y se vive al 100%.

¿Puede perjudicar a los adolescentes (por los estudios)?

A mí me descentró, pero muchos profesionales siguen estudiando.

¿Qué es ser un skater profesional?

Unos se centran en las competiciones, y otros hacen fotos para revistas, vídeos para los sponsor…

Lleva 18 años sobre el monopatín, ¿no ha pensado bajarse de él?

Ha habido épocas en las que me ha fallado la motivación, pero no me lo planteaba en serio... Ahora, con la edad, uno se abre a otras cosas. Seguramente colaboraré con Quicksilver.

¿En vacaciones también va sobre el monopatín?

Voy a sitios en los que no se usa el monopatín, para desconectar. Esto gasta.

¿Cómo se entrena?

No hay entrenador, tú te organizas. Entre los skater, pocos se cuidan, pero yo estiro, nado, monto en bici...

¿Es peligroso el skate?

Te golpeas bastante y hay dolor, pero no suelen ser accidentes gordos.

Desmiéntame algún tópico sobre los skater.

Nos ven como gamberros, en la plaza sin hacer nada… No somos deportistas supersanos, pero tampoco delincuentes.

Bio

Nació en Leioa (Vizcaya) en 1977. Vive en Barcelona. Le encanta hacer fotos, leer, escribe sobre lo que le gustaría que le pasara y dibuja.