El cubano Ángel Valodia Matos y su entrenador, Leudis González, fueron descalificados este sábado "de por vida" de todas las competiciones internacionales después de que el deportista agrediera al árbitro de su combate por el bronce en la categoría +80 kilos de Taekwondo contra el kazajo Arman Chilmanov.

Matos, campeón olímpico en Sydney, dio una patada al árbitro en la cabeza después de superar el minuto reglamentario del que cada deportista dispone para atenderse algún golpe y que suponía su descalificación. Taekwondista y entrenador protestaron enérgicamente contra el árbitro, el sueco Chekir Chelbat. Matos también empujó a uno de los jueces que intentó apaciguar los ánimos.

El cubano Ángel Valodia, fotografiado en el momento que agrede a un árbitro; una acción por la que ha sido suspendido para toda competición (REUTERS)

Cuando comenzó la atención médica, Matos ganaba el combate en el segundo asalto por 3-2. La Federación Internacional de Taekwondo examinó el incidente inmediatamente y luego anunció la suspensión de por vida del peleador y de su entrenador de todas las competiciones internacionales por violar el espíritu del taekwondo.

Durante la refriega, el entrenador llegó a insinuar a gritos que el árbitro estaba comprado. "El árbitro, lógicamente, está comprado", manifestó González, mientras Matos se marchaba sin querer hacer declaraciones. Los dos tenían que abandonar de manera inmediata la Villa Olímpica.