Que pase el siguiente
Marc Gasol intenta frenar al alemám Nowitzki. (EFE)

Los pronósticos se cumplieron. Alemania fue ayer un juguete en manos de España, equipo que acabó divirtiendo al público con espectaculares mates y pases imposibles. Ni siquiera Nowitzki, mejor jugador de la temporada regular de la NBA, pudo hacer frente al equilibrio del juego interior-exterior de España.

El parón al minuto y medio de juego por problemas técnicos en el marcador enfrió a España, que no pudo despegarse de los germanos hasta tres minutos antes del descanso, cuando el quinteto titular en el Mundial de Japón (Gasol, Navarro, Garbajosa, Calderón y Jiménez) endosó a los alemanes un parcial de 12-3 para llegar al descanso 40-27.

En la reanudación comenzó el espectáculo. Rudy y Navarro hicieron diabluras sobre el aro rival y el seleccionador dio entrada a jugadores menos utilizados, como Cabezas, Rodríguez y Marc Gasol.

Tras la diversión de ayer, España buscará un puesto en la final mañana frente al vencedor del Grecia-Eslovenia (hoy, 19.00, La Sexta).

Kirilenko echa a Parker

El partido que abrió los cuartos de final fue el Rusia-Francia, en el que se vivió el duelo entre el ruso Kirilenko, de los Utah Jazz, y el galo Tony Parker, jugador más valioso de la última final de la NBA con los San Antonio Spurs. Ganaron los rusos 75-71. Hoy se juegan los otros dos partidos de cuartos: Grecia-Eslovenia (19.00) y Croacia-Lituania (21.30). Ambos partidos por La Sexta.