El derbi comarcal entre Recreativo Linense y ACD Saladillo terminó antes de lo previsto y con 19 expulsados.

El choque fue suspendido ayer en el minuto 55 después de que se originase una pequeña pelea en el campo entre el jugador local Francis y el visitante David Caracoles.

El colegiado Barros Escandón se fue a la caseta después de producirse la pelea. El trencilla decretó la suspensión del duelo, pero sorprendió acribillando a tarjetas rojas a ambos equipos en el acta: dieciocho expulsados, nueve por cada bando. Se suma una expulsión que tuvo lugar en el inicio del choque. Todos expulsados a excepción de los dorsales uno y dos de cada equipo.

Recreativo Linense y Saladillo anunciaron que elevarán hoy una queja conjunta a la Federación por el acta arbitral.