El paradón antológico de Adrián no evitó la derrota del Liverpool en Nápoles

Mertens marca de penalti a Adrián, que antes le había sacado un gol cantado, en el Nápoles - Liverpool.
Mertens marca de penalti a Adrián, que antes le había sacado un gol cantado, en el Nápoles - Liverpool.
EFE

El Liverpoolempezó la defensa del título con una derrota en San Paolo por 2-0, que podría haber sido más de no haber tenido a Adrián San Miguel bajo palos. El portero español fue uno de los mejores, si no el mejor, de un partido que se llevó el Nápoles con goles de Dries Mertens de penalti y de Fernando Llorente en el descuento.

Antes, Adrián dejó la imagen del partido. Mertens recibió un balón largo centrado que ya todos cantaban como gol, cuando el cancerbero sevillano se tiró como si de un portero de balonmano se tratase. La mano derecha mandó el disparo a córner. Los aficionados napolitanos no se lo creían, pero los del Liverpool, tampoco.

Esta acción no fue suficiente, ya que Mertens al final sí que pudo vengarse al marcar desde el punto de once metros el 1-0, que luego se completaría el recién ingresado en el campo Llorente con un tanto de puro delantero centro.

El vigente campeón cayó en su primer duelo europeo tras la final de Madrid y tiene mucho que trabajar si quiere llegar más lejos. Pero la foto del encuentro sí fue suya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento