Padre de Neymar
Neymar da Silva Santos, padre del delantero brasileño Neymar Jr., a su salida de la Audiencia Nacional. EFE

El padre del delantero brasileño Neymar da Silva ha asegurado a los periodistas que su hijo no ha recibido ninguna oferta del Real Madrid en las últimas semanas y que la renovación por el Barcelona depende de las causas que tiene pendientes en los juzgados.

Tras prestar declaración en la Audiencia Nacional durante tres horas, el padre del jugador, Neymar da Silva Santos, ha explicado a los medios en los pasillos del tribunal dicho que la renovación de su hijo con el FC Barcelona no se puede llevar a término mientras no se resuelvan las cuestiones que tienen pendientes en los juzgados.

Neymar padre ha defendido que su hijo solo quiso jugar en el Barcelona

De esta forma, el padre ha tratado de echar por tierra los rumores que apuntan a un posible interés del Real Madrid por el jugador brasileño que, según han publicado algunos medios, estaría dispuesto a desembolsar los 190 millones de euros que figuran en la cláusula de rescisión de la estrella brasileña.

Y que ese hipotético interés del Real Madrid no explica los problemas que existen en la renovación del contrato que le une con el Barcelona, que por el momento permanece bloqueada a la espera de que se resuelvan sus cuestiones judiciales.

En cuanto a su fichaje por el Barça, que investiga el juez José de la Mata, Neymar padre ha defendido que su hijo solo quiso jugar en el Barcelona y que esa fue la orden que le dio durante las negociaciones con el club catalán, que desembocaron en el fichaje del delantero en el verano de 2013.

El padre del delantero brasileño aseguró al juez que la carrera de su hijo no tiene por qué acabar en Barcelona y le explicó que actualmente tiene sobre la mesa una oferta por el jugador de 190 millones de un club, que no especificó.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, Neymar padre hizo ayer algunas referencias a la situación actual de su hijo durante las tres horas de su declaración como investigado por una presunta estafa en el fichaje del delantero por el Barcelona en 2013.