Carlos Moyá
Carlos Moyá durante un partido benéfico de pádel en 2012. GRES ONLINE / ARCHIVO

¿Quién no tiene un amigo que juegue al pádel? El deporte de moda en España sigue con su imparable crecimiento y cada vez son más los que lo practican tanto como meros aficionados como a nivel amateur.

De desconocido a deporte de moda: el crecimiento del pádel no parece tener techo

El damnificado por este auge que parece no tener freno es el deporte de la raqueta por excelencia, el tenis.  Los éxitos de Rafa Nadal y del resto de grandes jugadores españoles de esta época dorada del tenis profesional (David Ferrer, Fernando Verdasco, Feliciano López, Nico Almagro, los triunfos en el dobles...) siguen ilusionando al público español, pero no están haciendo que se practique más este deporte. El pádel, una modalidad más fácil de aprender y menos exigente físicamente, le ha comido el terreno y amenaza incluso con desbancarle a medio plazo.

Esa tendencia que se advierte en la sociedad se ve reflejada en los datos. Mientras el número de licencias federativas del pádel no para de crecer, con las del tenis pasa todo lo contrario.

En el caso del pádel, la evolución ha sido brutal: mientras que en 1988 había 422 federados, siendo un deporte prácticamente desconocido en España, esa cifra se ha multiplicado ya por más de 100, ya que según datos de la Federación Española de Pádel el ejercicio 2013 se cerró en 43.312 fichas. Y sigue aumentando día a día, mes a mes, en un crecimiento absolutamente imparable que es de entre cuatro y cinco mil inscritos más cada año.

El caso del tenis es todo lo contrario. Mientras que otros deportes mayoritarios en España (fútbol, baloncesto o golf), han experimentado un incremento notable y lineal durante los últimos años, el tenis se estancó en el periodo entre 2006 y 2011 y está sufriendo un severo batacazo en los tres últimos años.

En 2012 perdió más de 5.000 federados (de 109.418 a 103.898), mientras que en 2013 se experimentó un espectacular bajón de 14.000 fichas (a 89.830), pues en octubre no eran más que 89.830. La tendencia continua en 2014, donde hasta agosto la bajada ha sido de 10.000 licencias federativas (79.440). El tenis ya tiene menos del doble de fichas que el pádel.

Preocupación en el tenis

Desde la federación madrileña (son las territoriales las que llevan esas gestiones) apuntaron a 20minutos que obviamente existe una preocupación por esa bajada, pero que hay que tener en cuenta que "una cosa es el número de practicantes y otra el de las licencias".

El pádel es más fácil, se divierte uno antes

Sin embargo, admiten que el pádel sí que quita una cuota de practicantes dado que es un deporte "mucho más satisfactorio desde el punto de vista social, es más fácil, uno se divierte mucho antes" que con el tenis.

La gran preocupación es qué pasara en el futuro, dado que si ahora que España vive la época dorada de su tenis y las licencias bajas, lo que pueda pasar en unos años es preocupante. El más que probable cierre de Teledeporte, canal que emite muchas horas semanales de tenis, y que los grandes torneos se emitan en canales de pago son otros de los peligros que identifican desde la FTM para el futuro de este deporte.

La federación española de pádel, por su parte, desvincula su subida al tenis y no creen "comer el terreno a nadie", pero su auge es indiscutible y su ritmo de crecimiento parece imparable. A este ritmo, a medio plazo el pádel desbancaría al tenis como deporte número 1 de la raqueta a nivel usuario. Dato impresionante para un deporte que hace 25 años no existía.

¿Por qué el éxito del pádel?

A la vista de los datos, queda claro que denominar el pádel como el deporte de moda en España no se trata de una simple percepción, es una realidad. ¿Pero por qué el boom de un deporte que era totalmente desconocido hace apenas 20 años?

- Barato. Sí, estamos en crisis y engancharse a un deporte hoy en día no debe suponer un desembolso demasiado importante para la gran mayoría de usuarios. Y ese es el caso del pádel: la compra de una pala se puede hacer a partir de 30 euros, también es conveniente un cazado apropiado (desde 40) y alquilar una pista de pádel ronda los 3-4 euros por persona. El resto, una camiseta y un pantalón corto... y a jugar.

España es el país perfecto para la práctica del pádel por su clima- Fácil de jugar. Alguien que ha jugado alguna vez a algún deporte de raqueta encontrara muy sencillo la práctica de este deporte. De no ser así, unos pocos partidos serán suficientes para devolver la bola con una cierta soltura. Conviene, eso sí, encontrar gente de un nivel más o menos parejo, aunque al jugarse en dobles no es muy difícil igualar los partidos.

- Relaciones sociales: La práctica deportiva nunca acaba con el partido. Los cuatro contendientes suelen irse después a tomar la caña o el refresco pertinente, el postpartido es tan importante o más.

- Un deporte al aire libre: Jugar al pádel es un auténtico placer cuando la temperatura acompaña. La lluvia es el gran impedimento para la práctica de este deporte, pero en general España es un país de pocas precipitaciones. Además, cada vez son más las pistas cubiertas que protegen tanto de la lluvia como del frío.

- Es poco exigente físicamente. Si no hablamos del más alto nivel, el pádel es un deporte no demasiado exigente. Es común ver a personas de alta edad (sí, hasta rondando los 70) practicándolo y a un nivel extraordinario. Al jugar en pareja, se puede correr poco y pasar un buen rato.