Pablo Laso fue descalificado en el cuarto partido entre Barça y Real Madrid de la final de la Liga ACB por protestar a los árbitros y tuvo que abandonar el partido en silla de ruedas.

El entrenador del Real Madrid se rompió el tendón de Aquiles en el primer encuentro de la serie y desde entonces ha tenido que vivir la serie sentando y sin poder levantarse.

En el cuarto duelo de la final Laso protestó airadamente a los árbitros, a los que dijo que "no téneis vergüenza", por lo que acabó descalificado por el trío arbitral, formado por Hierrezuelo, Pérez Pérez y García Ortiz.

Tras ser expulsado del encuentro, Laso tuvo que dejar el partido en silla de ruedas, dejando una imagen de lo más curiosa.