Ozil manda callar a Mestalla
El polémico gesto del futbolista del Arsenal enfureció a los seguidores valencianistas. Captura

El Valencia no pudo lograr su remontada ante el Arsenal y quedó eliminado en semifinales de la Europa League tras plantar cara al equipo inglés. No obstante, recibió una dura goleada que dejó el resultado global de la eliminatoria en un contundente 7-3.

La tensión subió en algunos momentos del partido, como cuando Mesut Özil fue sustituido en el minuto 61, con empate a dos en el marcador y el Valencia luchando contra un imposible.

El alemán se tomó su tiempo antes de ceder su sitio a Henrikh Mkhitaryan, lo que le costó la tarjeta amarilla y le convirtió en el blanco de la ira de la grada valencianista.

Los pitos de los aficionados no sentaron bien al alemán, que mandó callar a Mestalla varias veces, al llevarse el dedo frente a la boca mientras salía del campo y también cuando se encaminaba hacia el banquillo.

El gesto del jugador enfureció aún más a una afición que vivió una noche de pesadilla pero confía en quitarse el mal sabor de boca atando el cuarto puesto de LaLiga y dando la sorpresa en la final de la Copa del Rey ante el FC Barcelona.