El cántabro batió en la llegada a sus compañeros de fuga, el holandés Karsten Kroon, el belga Nick Nuyens y el también español y compañero Juan Antonio Flecha, y con ello demostró que sus molestias en la rodilla derecha van desapareciendo.