Un desconocido Atlético de Madrid tropezó en Pamplona ante un brillante y coral Osasuna y acompañó al Barcelona en una pérdida de inercia liguera que aúpa al Real Madrid a una semana de derbi madrileño. Tercera derrota liguera del Atleti, las tres a domicilio... Porque hay días que ni Courtois es suficiente.

Con los mismos argumentos que el Atlético suele desplegar en sus compromisos, algo que no sucedió ayer, Osasuna golpeó pronto gracias a una gran jugada de estrategia y se defendió con una intensa presión que desesperó al errático ánimo de los hombres de Simeone. Un agobio del que manarían los otros dos goles navarros, dos zarpazos que disiparon el ánimo del Atlético en El Sadar pese a su timida reacción de la segunda parte.

A los cinco minutos, un saque de esquina sacado en corto se convirtió en una gran asistencia que remató Cejudo, libre de marca por el otro palo. Un tanto que prolongaba los apuros visitantes, apuntalados con hasta cinco córneres en apenas ocho minutos.

Un trallazo de Armenteros a los 20 minutos se coló por la escuadra y comenzó a cimentar el tropiezo atlético que cobró aires definitivos con el 3-0, firmado por Roberto Torres. Osasuna fue todo actitud y carácter, todo lo contrario de un Atlético que, mal en todas sus líneas, mejoró tras el descanso, sobre todo con los cambios. Pero a esas alturas mejorar no era suficiente sin efectividad. Y ofensivamente, el Atlético no existió. Titubeante.

Ficha Técnica:

3 - Osasuna: Andrés Fernández, Marc Bertrán (Oier Sanjurjo, m. 45), Loties (Flaño, m. 79), Arribas, Damiá, Silva, Lolo, Cejudo (Raoul Loe, m.83), Torres, Armenteros y Oriol Riera.

0 - At. Madrid: Courtois, Juanfran, Godin, Anderweireld, Filipe Luis; Mario Suárez (Koke, m.45), Gabi, Diego Ribas (Arda Turan, m. 58), Adrián, Villa (Raúl García, m.61) y Diego Costa.

Goles: 1-0, Cejudo (m.5). 2-0, Armenteros (m.20). 3-0, Torres (m.41).

Árbitro: Martínez Munuera (comité valenciano). Mostró tarjeta amarilla al jugador visitante Mario Suárez (m.34)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada vigesimoquinta de la liga BBVA, disputado en el estadio de El Sadar ante 15.361 espectadores.