Athletic
Jugadores de Osasuna y Athletic discutiendo. (Jesús Diges/Efe). EFE
Osasuna y Athletic firmaron tablas en un partido tenso y de alternativas que pudo caer de cualquiera de los dos bandos, aunque al final fueron los navarros los que más y mejor apretaron.

Preparado como estaba para una salida en tromba a la que no hubo lugar, la escuadra rojiblanca fue avanzando posiciones a medida que se sacudía un miedo a todas luces infundado. El once de Ziganda no carburaba.

Cada vez más sueltos, cada vez más valientes, los bilbaínos comenzaron a pisar terreno navarro mediado el primer periodo. Entre la falta de convicción de los primeros avances y la decisión de los siguientes ataques medió un toma y daca superfluo que, sin embargo, contribuyó a empequeñecer la figura de Osasuna y a agrandar la silueta del Athletic.

Los de Sarriugarte se sabían ya en condiciones de atacar al corazón de un Osasuna sin resortes de ataque y con la línea de flotación muy tocada.

Tras una buena combinación de ataque entre Yeste y Etxebe, concretó la primacía vizcaína con un testarazo cruzado que dejó en evidencia a todo el entramado de contención osasunista (0-1).

La clave, el cambio de Soldado por Webó

En la reanudación, ya con Soldado en lugar del desafortunado Webó, Osasuna apretó los dientes y trasladó la contienda a terreno de su oponente.

Aún así, el Athletic a balón parado rozó el 0-2 a partir de un córner que Amorebieta no acertó a resolver... y se encontró con el empate merced a un error en cadena coronado por Sarriegi, cuyo despeje en corto fue aprovechado por Soldado para, 593 minutos después, acabar con la pertinaz sequía de su equipo.

Partido con alternativas y monólogo final de Osasuna, que no obtuvo ningún premio

 

Restaba un mundo, pero ni Osasuna supo aprovechar la inercia del gol para arrogarse la tutela con fundamento, ni el Athletic era cosa ya para buscar nada más allá de la igualada.

Osasuna sabía ya lo que era llegar por banda, pero adolecía de un último pase, de un último remate como el que, tras colarse entre los centrales con un sombrero, ejecutó Gabilondo sobre la salida de Ricardo. Pudo ser el 1-2 (Corrales sacó bajo palos), como, a renglón seguido, pudo llegar el 2-1 en un chut de David López que Lafuente desvió 'in extremis'.

El resto fue un monólogo rojillo con ataques desbocados y algún que otro remate franco como el que, con el Athletic a la deriva, peinó Cuéllar y, sólo ante Lafuente, engatilló Soldado. El Athletic se ahogaba, pero el portero, su mejor salvaguarda, lo arrastró hasta la orilla.

Ficha técnica:

1- Osasuna: Ricardo; Javier Flaño, Cuéllar, Josetxo, Corrales; Valdo, Puñal, Raúl García, Delporte (Juanlu, m. 78); Milosevic (David López, m.68) y Webó (Soldado, m.46).

1- Athletic: Lafuente; Iraola, Sarriegi, Amorebieta, Expósito; Javi Martínez, Murillo; Etxeberria (Dañobeitia, m.74), Yeste (Beñat, m.84), Gabilondo; y Aduriz (Urzaiz, m. 71).

Goles: 0-1, m.29: Gabilondo, de cabezazo cruzado a pase de Etxeberria. 1-1, m.53: Soldado, tras un despeje defectuoso de Sarriegi.

Arbitro: Daudén Ibáñez (Comité Aragonés). Amonestó a los locales Raúl García (m.32), Cuéllar (m.45), Josetxo (m.49), Corrales (m.65); y a los visitantes Amorebieta (m.40), Murillo (m. 60).

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de Liga, disputado en el estadio Reyno de Navarra ante 18.210 espectadores.